lunes, 27 de febrero de 2017

Mujeres del medievo: las Damas de Tortosa y la Orden del Hacha

Tenía intención de traeros esta historia a la taberna más adelante pero entre que el tema del #MEDIEVOOO no pasa de moda y no es el único artículo del estilo que voy a escribir, pues empiezo con este primero al que le tengo ganas desde hace tiempo.

Así que coged sitio, que empezamos con esta historia de nuestra Historia


Durante la documentación que había estado haciendo de Princesa, estuve haciendo una búsqueda en Google sobre mujeres en las órdenes militares ya que en el libro que leí mencionaban superficialmente el papel de las mujeres en algunas de las órdenes militares existentes y quería profundizar más en el tema, saber qué funciones tenían dentro de la orden y si por casualidad alguna llegó a tomar las armas. Me llamó la atención esta imagen del libro, claro.


Fue así como acabé dando con esta orden española de la que voy a hablaros hoy

¿Historia o leyenda?


Hasta que Cristófono Despuig recogió la historia en el libro “Los coloquios de la insigne ciudad de Tortosa”, la historias de las Damas de Tortosa se contaban por tradición oral con lo que existen diferentes versiones de lo que ocurrió.

Se duda, claro, de la veracidad de la historia, sin embargo, hay motivos para creer que si bien no ocurrió realmente tal cual se cuenta, la leyenda se puede sustentar en una base real. Las diferentes versiones que existen, incluso las que se cuentan en otras provincias, coinciden todas en los mismos puntos, además de existir un único vestigio arqueológico de la orden, un escudo con el emblema del hacha, distintivo de la orden, que se conserva en la catedral de Tortosa:


¿Qué es lo que se cuenta?


Tras reconquistar Tortosa, Ramon de Berenguer parte de inmediato para seguir con su campaña y un pequeño ejército musulmán decide aprovechar para intentar tomar de nuevo la ciudad, mediante un sitio.

Según algunas versiones que he leído, la ciudad contaba con pocos efectivos desde primera hora -por la batalla de conquista o por partir con Berenguer-, pero según lo que cuenta el libro Historias de las órdenes de caballería de Manuel de Iñígo y Miera, los hombres fueron pereciendo a manos de los musulmanes: un grupo de jinetes se acercaba a los muros de la ciudad y provocaban a los aragoneses que salían a buscarlos y acababan emboscados por éstos. Fueron diezmados hasta tal extremo que la ciudad se quedó sin defensores suficientes.

Es aquí donde entran las mujeres tortosinas, Según Miera, mientras esperan el regreso de Berenguer, controlan la situación y la primera decisión que toman es que nadie más salga a los muros. Es así como los sitiadores, volviendo una vez más para poner en práctica sus tretas, piensan que no quedan defensores en la ciudad y creen que es hora de hacer el asalto definitivo. Lo que se encontraron fueron a las mujeres y a un montón de vigas, peñascos y objetos inflamables que les caía encima. Sólo aguantó una escala pero los pocos valientes que subieron no llegaron a sobrevivir.

Tras esto, sabiendo que Berenguer no tardaría ya en llegar, fueron ellas las que lanzaron el ataque sobre el campamento enemigo, llegada la noche y tomando también armas y armaduras. Fue una ofensiva lanzada en distintos puntos y aprovechando la oscuridad para provocar tal confusión entre los soldados musulmanes que llegaron a matarse entre ellos

A su regreso y en agradecimiento por lo que habían conseguido, Ramón de Berenguer, concedió a las mujeres tortosinas una serie de privilegios que pasarían de mujeres a hijas, como la asistencia a "solemnidades públicas" precediendo a sus maridos, el no pagar por derechos -como el llamado "de Toca"-y el poder retener la posesión de las joyas dadas por sus maridos una vez estos hayan fallecidos, independientemente del valor de éstos. Y para que todo ello perdurara en la memoria, instituyó la orden militar conocida como del Hacha, por ser ésta el arma que tomaron para luchar, haciendo entrega desde entonces de un escudo con este símbolo grabado, además de considerarse un privilegio llevarlo bordado en las ropas.


Buscando algo más de información en internet, pues he encontrado que la leyenda es representada teatralmente en la ciudad a día de hoy y que al parecer, no es la única orden militar de estas características que han existido o incluso perduran a día de hoy en nuestro país como una distinción.

Espero que os haya gustado y os sea de utilidad. Al menos yo la considero una historia muy inspiradora.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D