sábado, 23 de abril de 2016

¿Por qué los videojuegos sirven para la escritura?

Aoba playing Gameboy

Antes de empezar con los artículos donde comentar algunos títulos de videojuegos, veía más adecuado empezar con éste más genérico, explicando por qué tenerlos en cuenta más allá de la diversión. Por ejemplo, como herramienta para quiénes nos dedicamos a escribir.

¿Por qué un videojuego? ¿en que me puede ayudar? Los videojuegos son ya considerados casi como un arte comparable a una película o un buen libro, dada su técnica y su contenido. Pero esto sería quedarme corta y no todos los videojuegos cuentan una historia alucinante. O no todos son buenos.

Al fin y al cabo, como con las películas o los libros, no todos son iguales. Muchos siguen dando prioridad a la diversión por encima de todo pero incluso esos, pueden darnos algo útil. Sé que muchas de estas cosas pueden ser conseguidas o te las puede aportar una buena serie o una buena película, e incluso un libro pero el hecho de estar tú misma interactuando puede convertirlo, si te gusta, en algo un poquito mejor para según qué tareas


1-Sirven para desconectar y/o ayudarte a la concentración


Algo que aprendí hace unos años, cuando pasaba una situación personal algo complicada, es que lo peor que pude hacer es cambiar un buen videojuego de ordenador o consola, por el Farmville o alguno de esos jueguecitos del Facebook.

De acuerdo, en el portátil prefería tener mi escaso espacio para otras cosas... pero aún tenía la Play Station y algún que otro juego con el que poder echar al menos media hora al día. Sin embargo, continué con las granjitas y las casitas, y...

Así hasta que un día, supongo que uno de esos en los que estaba cansada de que el navegador se pelease con Flash, pues me puse con Skyrim un rato. Recordé entonces dos beneficios muy importantes por los que decidí ir incorporando un rato de consola a mi rutina diaria:

-La capacidad de desconexión total de tus problemas y tus preocupaciones, además de la posibilidad de relajarte (aunque parezca imposible si te dedicas a pegar tiros o dar espadazos)

-La capacidad de poder concentrarte en una tarea.

Sé que puede parecer difícil, más si eres una persona que ya de por sí juega, porque es la vía más rápida de procrastinar. Por eso yo recomendaría hacer ese descanso entre actividades con títulos con los que sepas que no te vas a enganchar de tal manera que olvides la noción del tiempo. Te pueden valer aquellos que te permitan salvar la partida en cualquier momento (cada vez es más frecuentes el guardado automático o el llamado punto de control) o los juegos más pausados, como las aventuras gráficas (Monkey Island), los puzzles (Machinarium), basados en turnos (un Final Fantasy o un Shadowrun) o los de tiempo real (Massive Chalice o Crusader King).

Por supuesto, además, se debe de procurar hacer sin estar pendiente del móvil, ni de redes sociales, ni de nada. Si esa media hora u hora completa la pasamos a medias en el juego, a medias mirando el whatsapp entonces sí que no servirá de nada.

2-Aportación de nuevas ideas. Desbloqueo creativo.


Lógicamente, y por eso recomiendo los dos beneficios anteriores, la primera consecuencia puede ser la del desbloqueo creativo. Tu mente se ha liberado de tensiones y por tanto hace fluir más las ideas. Por lo que si estás trabajando en algo y estás bloqueada, jugar puede ayudarte a dar con la clave que necesitas para seguir. O incluso, como ya he contado en alguna ocasión, brindarte nuevas ideas. O mejores maneras de combinarlas y obtener el resultado que buscas.

Evidentemente, si estás escribiendo o trabajando con un género concreto, jugar a un título de ese mismo género o similar estimulará muchísimo más que el de cualquier otro pero como acabo de escribir, muchas veces el simple proceso de desconectar y concentrarte en una tarea puede ser suficiente para conseguir un resultado creativo. Y nunca está de más explorar otros géneros muy diferentes al preferido...

3-Buenas historias, personajes y mundos que no envidian a otros productos


Muchos videojuegos tienen de trasfondo una historia con la suficiente calidad y contenido como para ser tenidos en cuenta de inspiración y referente. Como decía al principio, sin embargo, no todos pueden presumir de ello, sea porque su objetivo es otro o porque desarrollan otros aspectos diferentes.

De hecho el que con casi total seguridad esté más desarrollado sea el mundo en el que se enmarca la historia y sus personajes. Los habrá con un worldbuilding más profundo y detallado que otros, pero todos pueden presumir de tener un escenario con el que podamos disfrutar pero también, podamos analizar. Como ejemplo, podrían valer cualquiera de los Final Fantasy (incluso el octavo, aunque falle en casi todo lo demás) o cualquiera de los juegos de rol; alguno incluso elegiría Skyrim porque es del tipo mundo abierto, algo que gusta mucho entre los jugadores... Como mención especial yo añadiría Dishonored, no por la construcción si no por el enorme dinamismo que tiene.

Lo que ves en las calles de Dunwall  puede cambiar según las decisiones que tomes

En el lado opuesto, tenemos que los personajes pueden ser los que menos desarrollados estén, el punto más débil de los videojuegos, pero no porque sea algo a lo que le dediquen menos tiempo o le den menos importancia si no porque juegan con otros aspectos.

Depende mucho del título en cuestión, hay muchos videojuegos o franquicias completas que su principal atractivo es precisamente el personaje protagonista, aquel al que controlas. Lara Croft de Tomb Raider, Geralt de Rivia de The Witcher o incluso varios de los que controlas en los Resident Evil, como Leon S. Kennedy o Chris Redfield. Son personajes con personalidad propia, bien trabajada e incluso bien evolucionada a través de los diferentes títulos.

Hay otros que sin embargo no tienen un personaje así, algo que casi siempre ocurre con determinados tipos de juego, como puede ser los estratégicos/tácticos, donde la importancia está en grupos de personajes que cumplen funciones concretas. O los juegos que lo que nos permiten es crear nuestro propio personaje o al menos, personalizarlos lo máximo posible. Era algo muy habitual de los juegos de rol pero lo estoy observando en otros que no son estrictamente de este género...

¿Qué tiene de positivo? Que podemos probar diferentes generadores de personajes, explorar posibilidades y tomar lo que nos guste para saber cómo crear personajes equilibrados para nuestras historias. Yo he probado muchos, los RPG es uno de los géneros que más me gustan (y creo que uno de los más recomendables para los amantes de la fantasía), y la mayoría me han parecido interesantes. Depende también de lo que busques o lo que te interese, la mayoría se centra en las habilidades, ventajas, desventajas, poderes, talentos... Pero hay otros con los que puedes cambiar el aspecto físico del personaje e incluso tienen en cuenta algunos rasgos de personalidad porque puedan influir en su desarrollo. Es el caso de Massive Chalice, un juego táctico en el que vas creando dinastías de héroes cuyas características dependen de las que tengan sus padres o maestros; las mismas pueden ser tan positivas como la longevidad -el personaje vive más- o tan negativa como la borrachera, que limita el resto de capacidades del personaje en combate.

Uno de los héroes de Massive Chalice

En cuanto a estructuras narrativas, podemos encontrar un poco de todo. Obviamente es algo que solo podremos analizar en aquellos videojuegos que tengan una historia, pero dentro de éstas, los podemos encontrar con diferentes estructuras o formas de contar dicha historia. Hay desarrolladores que prefieren ir por lo sencillo usando una estructura lineal e incluso marcando claramente los tres actos de rigor. Pero incluso dentro de esa sencillez, puedes encontrar giros o elementos originales que hacen que la historia no sea aburrida. El Bastion es un ejemplo de ello, utiliza una estructura clara lineal, de tres actos, pero su forma de narrar la historia o de aportar otra información relativa a los personajes u otros sucesos, hace que casi ni te des cuenta de ello.

(Para complementar con más y mejor información sobre personajes de videojuegos, este artículo de la página web Deus ex Machina)

4-Otros aspectos a tener en cuenta: sistemas de juego y referencias visuales para documentación


Mas como comentaba antes, no todos los juegos cuentan con una buena historia o una historia bien desarrollada o narrada, sea porque su objetivo es otro... o sea porque el título en cuestión es sencillamente malo, cosa que también puede pasar.

Aún pese a ello, raro sería el juego que no os pudiera aportar algo positivo a vuestras ideas o propias historias. Algunos de los que he mencionado antes, como Skyrim, son ejemplos de ello, pero en este punto quería mencionar otros aspectos.

Algunos de ellos están relacionados expresamente a la fantasía y ciencia ficción: son los sistemas mágicos o los sistemas de juego o combate.

Como bien explica Lecturonauta los videojuegos pueden ser uno de los mejores referentes a la hora de crear nuestro propio sistema de magia, combate o desarrollo de habilidades. Tienen la enorme ventaja del componente visual -algo con lo que me extenderé a continuación- y de la interactividad. Es más fácil comprender las reglas que se establecen para usar la magia o los poderes y además, puedes ir probándolas para saber cómo funcionan.

Por otra parte, como sin embargo se comenta en los dos artículos que ha escrito, dichos sistemas no son del todo equilibrados, sea porque no siempre siguen una lógica o coherencia, o sea porque al final la acaban rompiendo.

No es algo negativo del todo pues dichos sistemas pueden enseñarnos qué es lo que no funciona o no debemos hacer, además de aportarnos ideas nuevas y más originales.

De los muy diferentes sistemas que conozco, uno de los mejores o el más adecuado, es el que está basado en los oficios o especialidades, usando el llamado árbol de habilidades. Se puede observar en juegos como Torchlight, los Van Helsing o los Borderlands. Son sistemas equilibrados que si están bien diseñados y el jugador sabe usarlos, pueden permitir un desarrollo adecuado del personaje, teniendo sus fortalezas y debilidades, pero haciendo posible un equilibrio adecuado entre ambas. Cuanta más libertad tienes de elegir con qué habilidades o magias dotas a tu personaje, más fácil es romper el equilibrio o la lógica.

Características de personaje en Torchlight

Uno de los árboles de habilidades de Torchlight
Es posible que además de dichos sistemas -o de todo lo que he mencionado hasta ahora- necesites encontrar inspiración o incluso información de otros elementos que son importante para tu historia. Como ya he dicho varias veces, la visualización de algo es la mayor ventaja de los videojuegos y por tanto, se convierten en uno de los mejores referentes para encontrar la materialización visual de algo muy concreto.

Con esto me refiero a algo tan sencillo como la documentación. Lógicamente, tal y como dije en los artículos en los que ya he hablado de algunos, no es una documentación que debamos de tener en cuenta al pie de la letra si no que debe estar siempre complementada con más información, aunque sea como mínimo con buenas entradas de wikipedia. Al menos cuando se habla de documentación histórica.

Por poner varios ejemplos, cualquiera de los Age of Empires puede ser un buen juego para analizar y probar diferentes estrategias militares. Ya no sólo porque es bastante completo si no que yo misma he probado a jugar después de leer El Arte de la guerra y la escritura fantástica y vi el juego de una manera muy diferente a lo que lo había hecho hasta ahora...

Borderlands no tiene una historia principal demasiado interesante que además, como le ocurre a Skyrim, se desvanece un poco con la carga de misiones secundarias. Sin embargo, tiene una bonita cantidad de monstruos para inspirarnos además de un amplio y buen arsenal de diferentes armas de fuego, que varían según fabricante, tipo y potencial.

Pero desde luego, el mejor ejemplo en cuanto a referencia visual y documental, es el Assasin´s Creed II. Tiene una historia que acaba decayendo y un sistema de juego que va empeorando y complicándose conforme avanzas. Sin embargo, si deseas saber cómo era una ciudad italiana del Renacimiento, basta con que juegues a este título. Sus recreaciones son sencillamente espectaculares

Si por casualidad no los conocéis, es San Marcos de Venecia.

Steam y otras plataformas donde encontrar los juegos rebajados


Steam es la plataforma por excelencia de Valve para jugar en el ordenador. Podéis acceder a su catálogo sin necesidad de registrarte y echar un vistazo a toda la información que hay relacionada con cada uno de estos juegos: capturas de pantalla, videos (trailers o gameplay), opiniones de los jugadores que ya lo han probado. Si te gusta la idea jugar o quieres probar a hacerlo desde el ordenador (porque ya lo haces en consola), basta con registrarse y crearse una cuenta. A partir de ahí, pues puedes comprar videojuegos que tendrás disponibles en tu biblioteca digital, desde donde podrás instalar aquellos que más te interese probar.

Existen además páginas web desde donde podrás comprar las claves de dichos juegos (para añadirlos a Steam a través de ellas) de forma rebajada. Bundle Star y Humble Bundle son mis favoritos, especialmente el último por su filosofía. Además de su tienda o store, cuenta con los Game Bundle, packs de juegos que puedes conseguir a precio muy reducido. E independientemente de si los compras sueltos o mediante esos packs, parte del dinero irá destinado a una organización o fundación de índole humanitaria a tu elección.

Otras recomendaciones: videojuegos basados en libros

No quería terminar este artículo sin hablar de esos videojuegos que han realizado en base a libros. Es verdad que es mucho más frecuente que lo que hagan sean películas o series, a partir de las cuales, después, se hacen un videojuego. Luego tienes cosas tan surrealistas como Prince of Persia, un videojuego antiguo del que hacen algunas pelis y de las cuales, después, hacen un nuevo videojuego.

Es una práctica que además se lleva haciendo desde hace ya tiempo, como bien recogen en La Piedra de Sísifo, que hace un recorrido cronológico de estos títulos, desde clásicos como el propio Quijote hasta los mil y un juego basados en el universo Tolkien. De los que menciona, sólo he llegado a probar alguno de los de El Señor de los Anillos y uno de los títulos posteriores de Alone in the Dark, en Play Station.

Poco puedo decir porque era todavía pequeña. Sí puedo hablar de títulos más recientes, como es el Metro 2033, que puede ser uno de los primeros que analice en este blog y está basado en una novela que empezó siendo online. Y no sabría si mencionar al Deus Ex: Human Revolution pues si bien no está basado en un libro, está fuertemente inspirado, entre otras obras, en el mundo Philip K. Dick. Concretamente en Blade Runner/¿Sueñan los androides con ovejas electricas?

Aunque con Deus Ex la pregunta sería ¿a quién no homenajea o en quién no se inspira?


Por lo demás, de los que aparecen en esta lista, podré probar dentro de un tiempo los dos primeros The Witcher -juegos basados en las novelas homónimas de Andrzej Sapkowski- los S.T.A.L.K.E.R o el The Incredible Adventures of Van Helsing ya que los compré en su momento en sendas rebajas

Y si os interesa saber más de este tipo de videojuegos, en Vida Extra le dedican hasta tres artículos: hablando de algunos videojuegos clásicos basados en novelas, del fenómeno contrario, novelas inspiradas en videojuegos, y de cinco pésimos juegos basados en novelas.



¿Y a vosotros? ¿algún videojuego os ha ayudado como inspiración? ¿o como referente para documentación?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D