lunes, 3 de febrero de 2014

Si te comprometes, hazlo hasta el final (o cómo hacer mal una antología solidaria)

Hace algo más de medio año que dije en este blog que participaría en el proyecto de Más que una historia  y lo hice, escribí el relato, lo envíe y... bueno, digamos que al final, me he retirado del proyecto.

El por qué se puede saber por mi cuenta de Twitter, pues conté mucho por ahí pero de forma dispersa, sin mucho orden y concierto, y la verdad, que para estas cosas, 140 caracteres se quedan muy cortos.

El proyecto iba a buen ritmo hasta después del verano. Se comentaron algunas historias, se hablaron de otras... en fin, había actividad. Tanto en el grupo del Facebook como en Twitter. Hasta Octubre, que la chica se disculpa, que por motivos personales, pues contaría con menos tiempo disponible para estar pendiente de las cosas. Pero que en la siguiente semana haría pública la lista de autores noveles y profesionales cuyo relato iría a la editorial con una recomendación... y cuales se enviarían sin dicha recomendación.

Te lo tomas en serio, claro, más teniendo en cuenta que algunos meses antes, en Agosto, ella hizo pública por Twitter la lista de autores noveles. Vamos, que estaba todo listo...




Bien, pues pasa una semana. Pasa otra. Otra... y no se vuelve a saber de ella. Felicita a una chica por su cumpleaños, a principios de Noviembre y... nada más.

Una que es despistada e inmersa en sus cosas, me olvidé del tema hasta que a finales de Diciembre, empiezo a leer mensajes en el grupo del Facebook. Felicitando las fiestas y de paso, preguntando por la gestora del proyecto. Completamente desaparecida en combate. Pero no sólo desaparecida en combate, si no que por lo que se pueden leer en los mensajes y comentarios... ignoraba a la gente.




Sí, son mensajes del 7 de Enero porque todo empezó algunos días antes y continuó hasta entonces, con mensajes de unos cuantos diciendo cosas muy parecidas.

Cuando lees un primer mensaje o dos, pues piensas... bueno, decía que estaba liada y pudo ser que no las respondiera. Pero cuando es sucesivo... empiezas a ponerte mosca y decides mirar por tu cuenta. Y efectivamente, todos tienen razón.

Compruebas por su cuenta de Twitter personal, que para escasearle el tiempo, ha podido seguir series, ver películas, leer libros, salir con la gente... y obvio, tuitearlo todo. Su Facebook lo pude mirar después de que me añadiera una escritora que era amiga suya y comprobar también, que ha tenido tiempo de publicar chorradas a mansalva... pero lo más sangrante no es ver actividad en los días que la gente te anda reclamando en el grupo de Facebook. No. Lo peor es que en la página de Facebook del proyecto de la Antología... estaba publicando el mismo día que escribieron por primera vez en el grupo, preguntando por ella.


Sé muy bien por experiencia que cuando tienes problemas personales cuesta mucho concentrarte en lo que quieres o tienes que hacer y que llegas incluso a invertir más tiempo del normal para hacer cualquier tarea. O que si sencillamente, te falta tiempo, pues tardas en publicar cosas. Escribes menos en las redes sociales...

Sin embargo, lo que percibes de esta chica es que tiene más tiempo del que dice y que si ha tenido tiempo de escribir un mensajito en la página de Facebook... tiene tiempo de pasar por el foro y simplemente felicitar personalmente las fiestas y decir que está viva. ¡Qué menos! ¿no?

Pues no. Como se puede ver en la última captura de pantalla, después de muchos mensajes cargando contra ella, se digna a aparecer. A pedir disculpas por haber desaparecido, a insistir en que tiene problemas personales y que se pondrá al día. Que en cuestión de horas o pocos días, sacaría las susodichas listas de autores.

Te piensas que bueno, aunque te estés quedando con una sensación bastante mala... habrá que tener paciencia

Sí, bendita paciencia...


Cuando lees esto, pues lo primero que piensas y es evidente en la imagen... es que ya que lo haces... hazlo bien ¿no? Luego, que está claro que si no lo ha hecho antes es porque realmente no lo tenía preparado y con el cuestionario de marras, lo único que pretende es darse tiempo a sí misma...

Mi idea queda confirmada cuando hace pública... la lista de escritores noveles recomendados. Sólo la de escritores noveles.

Claro, es la lista que ya tenía pensada y ya anunció por twitter. ¿La de profesionales? Pues sabía que yo tendría que esperar mucho más (por la publicación de Flavio y Ruth era considerada profesional), porque según sus propias palabras, tenía aún que ponerse en contacto con los autores elegidos y los que no, y como parecía que aún tenía que elaborar la lista... daba una semana de tiempo...

Bien, algunos días después, el 11, se publica otro mensaje de otro colaborador bastante indignado. La chica, pese a haber asegurado que se podían poner en contacto con ella para comentarle sobre su relato... continuaba sin contestar. Además, por lo que comenta la chica que digo que me añade a Facebook... no es que seamos exigentes o unos quejicas, como dirá también otro, si no que lo normal es que haya un mínimo de comunicación



Y estos son los comentarios de uno de los colaboradores, de esos a los que les gusta mezclar el tocino con la velocidad y encima atacar veladamente a los demás, en un intento de tener razón.


Como bien le respondí, no se trata ni de plazos, ni de avasallar al personal, ni que no comprendamos la situación de la persona. El ser solidario no nos convierte en gilipollas y el hecho de que empresas más serias, cometan los mismos errores, no nos da licencia para que nosotros también lo hagamos. Si te comprometes a hacer algo en el que además, están implicadas terceras personas... lo menos que puedes hacer es cumplir. O por lo menos, aparentar responsabilidad e interés. ¿Que no tienes (supuestamente) tiempo? Pues delega en otra persona o pide que te ayuden. En el grupo hay cincuenta y cuatro personas y los autores recomendados no llegan a treinta. Dos personas son suficientes para llevarlo a cabo en condiciones. O lo mejor posible. Y que lógicamente, el tener más o menos libros publicados, no nos da más o menos razón...

Pero no, debía de ser más divertido seguir haciendo lo mismo. Tras esa pequeña discusión, en la que me entero de algo bastante interesante...


...ella publica la lista de autores profesionales y como esperaba... no estoy en la lista de al menos, autores recomendados.

¿Por qué lo esperaba? ¿por contestar al que he dicho antes y posicionarme en cierto modo, a favor de los que se habían quejado?

No exactamente. Con el mensaje de la última captura de pantalla, viendo la lista de recomendados y revisando la actividad en el grupo en los últimos meses... me di cuenta de que la mayoría eran amigos suyos. Gente con la que solía tratar a diario, que conocía de su entorno o de otros proyectos. Algo que por otro lado... suele ser tristemente habitual en este mundillo... Por eso no me molesta especialmente.

Y al fin y al cabo, mi relato simplemente sería enviado sin recomendación. Eso, si no estaba descartado (supuestamente por no respetar las bases), con lo que debería seguir encomendándome a Santa Paciencia y esperar un mail de ella.

Sin embargo, poco después (el 17 de Enero) resulta que hace público su nueva dirección email, porque la antigua se quedó inutilizada y por lo que dice, da a entender que ya le podemos escribir. Es decir, que seamos nosotros quienes escribamos a su mail para enterarnos qué pasa con nuestra historia.

Bueno, pienso que a lo mejor no es eso y que ella al final, escribirá a los autores comentándoles qué ha pasado con el relato.

Y al final, mi paciencia al carajo...

El día 26 publica en el foro de Facebook hablando de que en horas sabríamos sobre algo relacionado con emails y cartas ¿? Y por una vez, cumple su palabra y al día siguiente resulta que ha creado un evento...



...en el que no estoy invitada, no puedo interactuar y por lo que entiendo de los mensajes...



...es una grandísima gilipollez como una catedral de grande. Primero porque en algunos casos, al parecer, sigue en contacto con esas personas. Segundo, pese a ello, va a estar alargando aún más todo mandando cartitas a la gente en vez de escribir al correo electrónico o al Facebook y santas pascuas. Tercero, si es para ponerte en contacto con personas que no localizas (cosa que no logro entender), no necesitas más parafernalia. Con las redes sociales a día de hoy, es fácil saber con quién has contactado y con quién no.

Llegados a ese punto, decido mandar un mail en el que le pido que retire mi historia. Después de ese último movimiento, me doy hasta por descartada pero quiero que quede claro. Sigo sin respuesta a día de hoy (3 de Febrero)

¿Para que dar más vueltas? El proyecto tenía prácticamente un año cuando decidí participar y vamos camino de dos y aún parece que falta gente con la que ponerse en contacto y lógicamente, aún debe mandarlo a la editorial. Si el ritmo para hacer todo, va a ser este... pues como que no tengo tanta paciencia como para estar esperando y menos, entre tonterías y gilipolleces. Y si se dijera que haces las cosas lo mejor posible pero resulta que no, que las haces entre mal y peor...

Así que bueno, revisaré el relato y veré si lo publicaré aquí en el blog o si lo envío a cualquier otro concurso o proyecto. En caso de hacer lo último, me aseguraré de que el relato llegará al menos a buen puerto y no me van a tomar por el pito del sereno.

Edición 12 de Febrero

Pues he obtenido respuesta por fin a mi correo, así que oficialmente ya sí queda fuera de la Antología... eso sí




Es que estaba super ocupadisima...




...haciendo cartitas a algunas personas, del evento ese que mencioné. Una gran excusa... para seguir alargando y alargando y alargando... el momento de entregar los relatos a la editorial. Hasta el punto de que ya en el grupo se lo dijeron...



Y por lo último que leí en el grupo es AHORA cuando está mandando (por eso me ha contestado, no por otra cosa) de vuelta a los autores los relatos con correcciones que deben hacer y mejoras en el relato. Casi ná.

Algún día, tal vez no muy lejano, dicho proyecto saldrá adelante...

Algún día...

(¡Qué fe tengo! ¿verdad?)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D