lunes, 12 de agosto de 2013

Alas-Laura Gallego

Ya comenté hace un tiempo que terminé con los libros y comencé después La Princesa prometida... Y hace poco, que estaba pensando seriamente en no publicar este comentario pero bueno, suelo publicarlo todo, así que...

Como ya me imaginaba, no es que sean unos grandes libros. De hecho es muy necesario leerse el segundo libro para al menos no quedarte completamente fría con la historia.

Alas de fuego

A excepción del comienzo, que es bastante más prometedor, el resto del libro... sientes que le falta algo más y que cuando terminas de leerlo dices, pues vale ¿ya está?
Más que faltar algo, más bien pareciera que la historia no está desarrollada y falta de todo. El libro carece de un ritmo regular, los personajes no están bien desarrollados y el argumento no queda tan claro cual es.

Se supone que la historia gira entorno al personaje de Ahriel y su vida en la prisión de Gorlian, donde es llevada con las alas inmovilizadas, sin esperanza de escapar y rodeada de delincuentes y seres conocidos como engendros. Se supone que dejará de sentirse como un ángel para actuar como una humana, teniendo sentimientos de amor y odio y moviéndose por el rencor y la venganza. Sólo que tal y como finaliza el libro y tal y como se desarrolla Alas negras, es importante pero...

SPOILERS

Decía que no tiene un ritmo regular o más bien es que directamente le falta libro. Hasta que Ahriel es enviada a Gorlian, el libro se desarrolla con normalidad. Luego, con cierta lentitud hasta que Ahriel descubre que los habitantes de Gorlian tienen razón y no podrá nunca escapar. Después, parece que se acelera la trama cuando asume con rapidez su nueva vida y hay un salto temporal de un año/meses (pues además el tiempo corre de forma diferente en Gorlian). Está viviendo con Bran y empieza a actuar verdaderamente como una humana. Todos felices y contentos y en... creo un capítulo o dos, por fin la autora da un giro a la historia con la muerte de Bran. Entonces llega la Ahriel más oscura, la que mata al Rey de la Ciénaga y sus secuaces por venganza... para después proclamarse ella misma Reina de la Ciénaga.

Y entonces, otro salto en el tiempo. O más bien que la atención se centra en otros personajes. haciendo precipitar el resto de la historia. Rescatan a Ahriel pues gracias a Tobin, el hermano de Bran, saben cómo salir de Gorlian... se sabe además qué es Gorlian... y luego pues descubrimos que pretendía realmente Marla. Muy propio claro, estamos hablando de ángeles... pues faltaban los demonios. Marla quiere abrir la puerta al infierno y lo hace con un medallón cuya dos partes estaban a manos de ella y de Kiara, la reina de Saria, un reino vecino. Casualmente las dos humanas cuidadas por ángeles. Los cuales son también necesarios para abrir la puerta...uno de ellos al menos.
Bueno, debo ser justa, más bien es para invocar a un demonio llamado El Devastador pero también es una puerta al infierno, sí. Mientras Ahriel lo combate, Marla y otros hechiceros negros, intentan abrir la puerta.

Lógicamente, el final es predecible. Mucho. Y la conclusión es que Ahriel, a causa de Gorlian, ha dejado de ser un ángel... pero tampoco es humana. Es un ser libre que puede elegir su destino sin atarse a normas, ni nada. No es algo muy épico pues te quedas... como decía al principio, fría. Indiferente.

FIN DEL SPOILER

Lo peor no es eso, lo peor es que al intentar darle más forma a la historia en el segundo libro, debe ignorar por completo muchas de las cosas plasmadas en Alas de fuego.

Alas negras

La primera de ellas es que en todo momento se habla de que Marla está aliada con nigromantes. Se sabe que es magia negra pero se habla de ellos como nigromantes. Al principio me quedé con cara de ¿qué? ¿cómo? porque queda definido como algo muy genérico.

Técnicamente, la nigromancia (según Wikpedia) se entiende por lo siguiente:

La nigromancia o necromancia es una rama de la magia, considerada generalmente negra, que consiste en la adivinación mediante la consulta de las vísceras de los muertos y la invocaciónde sus espíritus, requiriendo según sea el caso del contacto con sus cadáveres o posesiones. Etimológicamente la palabra proviene del latín necromantia y ésta a su vez del griego νεκρομαντεία donde necros significa muerte y mantía profecia, adivinación.

Pero popularmente y como se puede leer en esa misma entrada, la nigromancia es una magia oscura relacionada con la muerte: resurrección de los muertos, invocación de calaveras y huesos, hechizos venenosos, explosión de cadáveres...podría poner mil más de lo que me vaya acordando de juegos y lecturas varias.

Digamos que Kiara se lo define a Ahriel así:

Extraen su poder del dolor, del sufrimiento, de todo lo repulsivo, lo monstruoso y lo degenerado. Es un tipo de magia retorcida y desvirtuada que se complace en alterar la naturaleza de los seres vivos y convertirlos en espantosas criaturas mutadas que no son más que una parodia de lo que eran antes. Buscaban un poder que los convertiría en dioses, y sólo lograron controlar la energía que se encuentra en los cuerpos en descomposición, en lo corrupto y lo putrefacto, en la enfermedad y en la muerte

Y dices, bueno...aceptamos pulpo por animal de compañía. Sigue siendo muy...genérico...pero vale.
Obviamente no estaba equivocada porque conforme lees este libro, deja de llamarlos nigromantes para denominarlos magos o hechiceros negros cuya fuente de energía y objetivos son muy distintos
La historia se basa en la búsqueda de Ahriel pero lógicamente encontramos una historia algo más rica y más desarrollada. Aunque sea a costa de corregir y a su vez, defenestrar su propio libro.

SPOILER

Sin embargo hay algo que seguirá quedando para la imaginación de los lectores: lo que endurece el corazón de Ahriel durante el tiempo que es Reina de la Ciénaga. Lo presupones, se adivina en algunos pasajes pero...no mucho más.

Lo demás sí queda más claro

El libro es más completo porque, digamos, que complementa un poco más el mundo que ha creado. Se conoce tanto la ciudad de los ángeles como el infierno y las normas que rigen cada mundo. Conocemos a los primeros porque Ahriel va a rendir cuentas de lo que ha pasado y a pedir permiso para abrir las puertas del infierno. El consejo accede y acudirá acompañada por Ubanaziel, un angel negro que ya estuvo en el infierno y volvió para contarlo. Así se describe el infierno y los demonios mientras buscan a Marla

Por otro lado, visitamos también Gorlian con Zor, el hijo de Ahriel como protagonista. Conoceremos su historia, que fue del viejo Dag y a Cosa y Loco Mac cuando se encuentre con ellos
Y por último, un tercer personaje que aparece cuando Marla guía a Ahriel y Ubanaziel en busca de la bola de cristal que es Gorlian: Shalorak

Aparecen otros personajes secundarios del libro anterior pero estos son los más relevantes. Sea porque profundiza más en ellos, sea porque son importantes para el desarrollo de la historia. O de su principal argumento: la apertura de las siete puertas del infierno, que provoca la invasión de hordas de demonios y un enfrentamiento previsible con los ángeles. Es decir, la búsqueda del hijo abandonado queda en un segundo lugar.

Además del desarrollo de los personajes, a excepcion de Ahriel que no da más de sí, Laura Gallego se centra en lo que es la secta de magos oscuros gracias al mencionado Shalorak, el Loco Mac y Cosa.

Cosa resulta ser uno de los pocos engendros no violentos que estos seres han creado. Sigue teniendo un aspecto siniestro pero tiene muy buen corazón. Lo cierto es que no está mal cómo desarrolla a este personaje y cómo lo hace imprescindible en la trama al convertirse en amiga de Zor y conocer al Loco Mac
Y es que él se llama realmente Karmac y era un antiguo mago negro que fue lanzado a Gorlian al dejar de simpatizar con el grupo. A través de su historia personal sabremos que los magos y sobretodo Fentark se dedicaban a distintos menesteres pero sobretodo, a la creación de seres. Su objetivo, como se irá viendo, no era crear monstruos, como se dice en Alas de fuego, si no seres humanos perfectos. Magos perfectos de gran poder sin que dependan del que les conceda un demonio. Sí, los magos negros (que no nigromantes) adquieren poderes o los aumentan al hacer pactos con los demonios. Y los engendros no son más que experimentos fallidos, sobretodo de Fentark, el lider...

...a excepción de uno que se conoce hacia el final del libro: Shalorak. El otro engendro diferente y el primero en ser perfecto.

Su papel no se reduce a eso pues es el instigador de la apertura de las puertas y del rescate de su reina, de Marla, que vuelve a engañar a Ahriel para salirse con la suya. Por él se sabe también cosas de la secta y del aprendizaje de Marla porque ambos mantienen una especie de romance ya que ésta, no sabe nada de sus orígenes hasta que lo sabe el lector.
Por lo demás, estalla una muy previsible guerra entre ángeles con un final que ni necesito decir porque también es previsible. Bueno, en saber quién gana. Lo que sí es menos previsible es la forma en la que se consigue esa victoria. Te sorprende un poco pero bien pensado... tampoco es un giro como para decir “¡vaya!”.

FIN DEL SPOILER

El libro no termina con el fin de la guerra, el final es otro pero no creo que ni haga falta comentar porque os lo podéis imaginar, ya que la autora se espera hasta entonces para el gran encuentro y lo que será de ellos a partir de entonces. Nada más.
Francamente tenía algún libro más descargado de esta autora pero visto lo visto, creo que prefiero “perder” el tiempo con otros libros...
Porque esa calidad en los libros se puede excusar en los primeros que escribe, pero ninguno de los dos es obra primeriza. Así que debo concluir que es que la autora escribe así. Nada del otro mundo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D