miércoles, 1 de mayo de 2013

Águila Roja o cómo hacer un ridículo histórico

Este tipo de entradas suelen ser más apropiadas de mi otro blog, que es donde tengo la sección de Cine y Televisión pero tengo un buen motivo para invertir mi escaso tiempo (hasta el mes que viene) en escribir esta entrada y hacerlo aquí.

Creo que todo el mundo conoce la serie de Águila roja, serie española que el próximo lunes emitirá su quinta temporada y que cuenta las aventuras de un héroe del siglo de Oro llamado así y cuya identidad es la de un profesor de pueblo llamado Gonzalo

Es una serie que tuvo un gran éxito y lo cierto es que llegué a engancharme las dos primeras temporadas, pese a que ya desde la segunda, se empezó a olvidar un poco el argumento principal (el fallecimiento de la mujer de Gonzalo). Y la tercera... pues más o menos... se dejó ver. Fue ya cuando empecé a ver demasiadas cosas muy... surrealistas. Monstruos que aparecían por la cara; explicaciones vagas a sucesos extraños (uno de los últimos que vi fue sobre ¿vampiros?); situaciones estrambóticas que solo rellanaban la mayoría de capítulos.
Vamos, lo que se dice el síndrome de los guionistas españoles: empezar muy bien y acabar muy mal las historias. Como a la mayor parte de los espectadores les importa poco o muy pocos estos detalles, pues siguen tragándose todo lo que le echen y más, cuando no se debería ni de ver cinco minutos de un capítulo.

Sin embargo, en esta quinta temporada llegan ya hasta el punto del ridículo cuando las licencias históricas sobrepasan los límites de lo razonable o lógico. O de la tolerancia.

Pasas por alto que Gonzalo pase de una temporada a otra de ser un ninja japonés a un ninja chino (que si lo supieran éstos últimos, se montaba un pifostio de mil pares...). Y sobretodo, que haya un ninja en la España del Siglo de Oro. Es una serie de aventuras o héroes. Se puede aceptar

Pasas por alto que el pueblo tenga una localización dudosa. En ningún momento se dice la localización exacta pero por datos que se sueltan en la serie puedes deducir que esté cerca de Sevilla (donde en el siglo de Oro el rey tenía una casa de veraneo) pero en otras ocasiones, parece estar cerca de Portugal... o a veces incluso cerca de Madrid.

O una carrera de burros en el que uno de los personajes compite con un famoso conductor de Formula 1 que hace un cameo en la serie...haciendo de un famoso y rápido conductor... de burros.

Pero lo que es inadmisible es lo que se ve en el siguiente vídeo de promoción durante el primer minuto y que sucederá en la quinta temporada.


Como acabo de decir antes, la serie está ambientada en el Siglo de Oro, al igual que por ejemplo, las novelas de El Capitán Alatriste. Cualquiera que las haya leído, aunque fuera un par de ellas sabe cómo era el Siglo de Oro español. O el cómic que sacaron en fascículos algunos periódicos y que incluía reseñas históricas muy bien explicadas e ilustradas.

Y sí, yo me he leído todos los libros de El Capitán Alatriste, fue de hecho una de las primeras novelas que leí de Perez Reverte (hasta entonces lo conocía por sus artículos). Actualmente, después de terminar El Legado (que ya tendré ocasión de comentar), he empezado con el último publicado, El Puente de los asesinos. Tengo una idea bastante buena y aproximada del Siglo de Oro español.

Como también, lógicamente y gracias a Princesa, tengo una idea de lo que es la Edad Media gracias a todo lo que leído, visto y jugado.

Por lo que, cuando ayer oí y vi el lance de un torneo medieval y hoy veo esa promo en la que también se adivina un combate al más puro estilo gladiador, he acabado poniendo el grito en el cielo.

Hasta donde alcanza mi memoria, Reverte no menciona en ningún momento que en España todavía se celebren torneos medievales dos o tres siglos después de la época que tocan. Tu tolerancia puede aceptar una licencia de un siglo, porque según leo aquí perduraron hasta el siglo XVI. Puede pasar... no mucho y me cabrea pero...

...pero lógicamente unos cuantos siglos más, prácticamente llegando a la época romana que es cuando había luchas de gladiadores............. ¿perdón? ¿me toman por gilipollas? ¿se creen que no tenemos ni puta idea de Historia, aunque sea unas nociones básicas?

Cualquiera con unos estudios básicos las tiene y sabe que ya no están rozando el ridículo si no que además, los guionistas y todo el equipo hacen gala de una estupidez suprema. Peor aún, no tengo muy claro si es que además, pretenden tomarnos a los espectadores por gilipollas e ignorantes.

Lo peor no es eso, lo peor es que se han olvidado de que las series, aunque su prioridad sea la de divertir y la de ser un producto de ocio, no es algo que deba de reñir con la posibilidad de poder enseñar algo a quiénes ven la serie. Sean niños o adultos. Ese fue el motivo por el que Reverte se animó a escribir las aventuras de Alatriste, enseñar cómo fue el Siglo de Oro español a través de sus novelas.

Sin embargo, a día de hoy, creo que son pocos los que tienen ese objetivo en mente a la hora de crear. Es lógico, no tiene porque ser primordial. Pero como siempre diré y repetiré hasta la saciedad, aunque una novela, una película o una serie de televisión sean productos de ficción y nos podamos permitir unas licencias, dependiendo del género que tratemos... Se hará siempre desde el respeto hacia el tema que tratemos (historia, ciencias, tecnología, arte...) y con una mínima coherencia.

La existencia de creaciones como Águila Roja o el Código Da Vinci tiene el beneficio de que se convierten en grandes ejemplos de lo que un artista o creador NO debe hacer nunca.

El problema es que la cantidad de estas creaciones ha aumentado considerablemente en los últimos tiempos... y a la gente no parece importarle lo más mínimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D