viernes, 10 de febrero de 2012

Anillados





-¡Rafa! ¿Sabes dónde está mi corbata?
Al llegar a la entrada de su casa, la pregunta quedó contestada. Su amigo le esperaba delante de la puerta, desgreñado como siempre y con una sonrisa maliciosa en la boca. En la mano llevaba enrollada su corbata.
-¿Me la das?
-Ven a por ella
Sabía que le diría eso así que se acercó a él con dos zancadas y sujetó resuelto la corbata. Cuando creía que la había recuperado escuchó un ruido metálico. Se dio cuenta entonces que tenía en una punta un juego de anillas que Rafa usaba para sus trucos de magia. Además, en un extremo tenía su corbata... y en el otro, la corbata de Rafa, flojamente anudada a su cuello
-Si la quieres, resuélvelo
Compuso una mueca de horror porque ni sabría hacerlo jamás y porque siempre había sido muy torpe para esos juegos, de manera que Rafa siempre podía tomarle el pelo todo lo que quisiese.
Adivinando su respuesta, Rafa lo atrapó poniendo una mano en su nuca, acercándolo para besarle. Se quedó paralizado aunque no opuso resistencia.
-Si no lo haces, quedarás atado a mí de por vida, Javi-le susurró al oído
Casi sin darse cuenta, le anudó un poco su corbata y después, ni corto, ni perezoso, abrió la puerta de casa, dispuesta a salir a la calle tal cual, rumbo a la escuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D