domingo, 8 de enero de 2012

Un año para olvidar




Suelo escribir esta entrada a finales o principios de año, pero como dije en mi última entrada, terminé 2011 con un catarrazo de los que te dejan K.O. y la verdad es que es mucho lo que quiero expresar. No estaba en condiciones de hacerlo.

Como balance general, no sabría decir si ha sido un año duro o complicado. O los dos. Sólo me ha dejado claro que 2010 fue bueno, con un mal final que auguraba lo que iba a ser el 2011.
A lo largo de tu vida se dan sucesos puntuales que marcan un antes y un después en ti. Todo cambia sin remedio, desde toda tu rutina a tus amistades. Tú misma vas cambiando porque acabas madurando a marchas forzadas. Te tienes que adaptar a lo que viene. También te hace reflexionar. Es de esas veces que piensas en lo corta que es la vida y que de un mazazo todo se puede ir al garete. También te das cuenta de lo mayor que ya te vas haciendo.

Este tipo de cosa suelen suceder, claro está. He crecido como una persona que llega a buscar por sí misma cambios en su vida, en su rutina. Necesito movimiento para no sentirme enjaulada.
La vida de todos modos no tiene manual de instrucciones porque no lo necesita. Es un cambio en sí misma y tarde o temprano la mariposa bate sus alas. O soplas tú o lo hace ella.
Pero los extremos no son buenos e igual que la rutina no es buena, el cambio perpetuo es insoportable también.

Cuando la situación no es buena, quieres y deseas tranquilidad. Esa poquita calma que da la rutina. Pero no ha sido así y el año ha estado lleno de muchos sobresaltos y momentos amargos. Tantos frentes abiertos, tantos golpes de todos lados te hacen desesperar, estallar...y abrir frentes innecesarios. Pagar con quien no tienes que pagar.

Se me ha hecho más cuesta arriba porque ha sido el año de las pérdidas. El de las decepciones. El de comprobar cuánto hay de verdad en aquella frase de “en los momentos difíciles es cuando sabes quiénes son tus amigos de verdad y quiénes no”. Cuando he descubierto lo complejo del ser humano y he aprendido que juzgarlos por ser buenos o malos, no sólo es injusto... es insuficiente.

Esta ha sido tal vez mi mayor lección porque no sólo he tenido que tomar decisiones difíciles que me habría gustado haberme ahorrado, olvidando muchas cosas vividas, si no que además, me ha servido para alimentar y mantener las amistades de los que se quedan. Pocos y valiosos.

La amistad consiste en muchas cosas y una de ellas es la del intercambio equivalente. Tú me das, yo te doy. Hoy por ti, mañana por mí. Intercambio generoso, altruista, sincero, profundo. Aliñado con mucha comprensión porque no siempre, ni tú, ni nadie cuenta con toda la disponibilidad suficiente para con los demás y a veces, debes esperar. Es desesperante pero merece muchísimo la pena. Por lo vivido y por lo que queda por vivir. Sin embargo, no siempre es así. Y entonces llegan los problemas.

Todas las personas estamos llenas de inumerables matices por los cuales, como decía antes, no podemos juzgar por el que más destaca, que puede ser el que nos mantiene al lado de esa persona y nos gusta. Pero existen otros matices que nos gustan menos y nos pueden hacer tener un problema o encontronazo con esa persona. Hay otros tantos, que conocemos o acabamos por conocer con el tiempo, que pueden certificar la veracidad de esta frase:

“Antes de diagnosticarte a ti mismo depresión o baja autoestima, asegúrate de no estar, de hecho, simplemente rodeado de gilipollas.”

Igual que nunca llegamos a conocernos del todo a nosotros mismos o ocurren cosas que nos hacen cambiar... a los demás a veces no los terminamos de conocer o cambian también para bien... o para mal.

Muchas veces no lo tenemos en cuenta y pensamos que el origen del problema está en nosotros. Y esa frase viene a recordarnos que los demás también cambian, toman decisiones. Se equivocan y cometen errores. Son ellos el origen del problema.
Ocurre con más frecuencia de la que esperamos porque son muchos los que piensan más en sí mismo que en los demás para conseguir sus fines.

De ahí que haya tenido que tomar yo mis propias decisiones. Por eso he tenido también  mucho que perder. Cuando el intercambio se rompe, cuando tú das y no están dispuesto a darte. Cundo tú perdonas pero a tí no te perdonan. Es es el momento, pese a todo lo pasado, en el que tienes que decir basta. Ahí tienes la puerta, cierra al salir. Gracias.

No siempre es fácil y cuestan muchas lágrimas y mucha rabia. Pero hay momentos en tu vida en que tienes que valorar a quiénes merecen que les des todo de tí o a quiénes tienes que decirles que antes que todo, estás tú y tu bienestar.

Por suerte, soy una persona optimista y tiendo al final, quiera o no, a ver el vaso medio lleno. Sé que no todo puede seguir igual y espero que este año que ya ha empezado sea mejor. Por lo menos, que todo empiece a estar en su sitio porque ha habido momentos en que he pensado en si todos nos hemos vuelto locos. O que no es normal que no sólo a tí, si no a todos los que te rodean, tengan también sus malos momentos y sus sobresaltos. Y no a uno o dos, si no a muchos.

Para terminar, decir que todo esto lo he escrito desde un portátil que no es el mío. Sigo a vueltas con mis aventuras tecnológicas... o más bien han terminado con mi portatil muerto del todo después de una accidental caída xD. Con esto de las fiestas (pasó el día 31 justamente) pues están tardando en responder desde el seguro y me veo sin él hasta Febrero. Por eso no publicaré tanto como me gustaría, aunque lo haré siempre que pueda pues cuento con el iPad para seguir escribiendo y trabajando.

La imagen también está hecha como buenamente he podido con Gimp antiguo y no tan preparado como el que tenía yo. Prometo hacer una composición mejor cuando vuelva a tener mi ordenador pero la idea, es la misma. No sé quién es el autor de las frases pero es algo que deberíamos leer todos los días. Porque no siempre lo aplicamos.

2 comentarios:

  1. Hola Elena, :)

    Yo también soy aficionado a la fotografía. La practicas de manera regular?
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Actualmente no tanto como me gustaría porque no tengo tiempo, lo hago muy de vez en cuando

      Eliminar

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D