lunes, 25 de julio de 2011

El cuaderno de Noah

No tenía pensado leer este libro, ni siquiera ver la película. Pero vi hace relativamente un par de meses, este vídeo musical bastante bonito y me gustó tanto, que acabé por bajarme ese libro y el de El Mensaje.


Y ya veis, aquí estoy escribiendo el comentario del libro.

El Cuaderno de Noah se puede describir en una sola palabra: hermoso. Y por añadir algo más, podría decir que algo triste, especialmente en su últimos capítulos.

Es un relato de narración sencilla que hace que cuando te des cuenta, te hayas leído gran parte del libro, especialmente cuando llegas a su desarrollo. O cuando llegas a ese punto en el que te quedas con ganas de más, de saber cómo acaba la historia de Noah y Allie, después de su reencuentro muchos años después del verano en que se conocieron.

SPOILERS

La estructura de la historia, se divide en tres partes: un breve primer capítulo o introducción en el que alguien en primera persona, comienza a contar la historia de Noah Calhoun, que se encuentra en un cuaderno; la historia en sí mismo de Noah, narrada en tercera persona; y en el punto que podemos considerar más álgido de esa historia... volvemos al primer personaje del principio.

La historia de Noah comienza con sus treinta y pocos años, cuando hace pocos meses ha vuelto a su pueblo natal, a reconstruir la casa de sus sueños, ahora suya. Se va contando su rutina, marcada siempre por el recuerdo de su primer y único amor, Allie, durante su adolescencia.

Se narrará su ir y venir durante todos esos años de separación, su primer trabajo, su alistamiento en el ejército, la guerra, alguna que otra mujer... y el regreso a casa.

Por otro lado, se irá narrando el devenir de Allie, comprometida en matrimonio con un abogado y hombre bueno. Ella también recuerda a Noah, sobretodo desde el mismo instante en que en un periódico aparece una reseña sobre la casa que apenas acaba de restaurar. Y llevada por un impulso, acudirá al pueblo donde pasó el mejor verano de su vida.

Un ansiado reencuentro, cargado de tensiones en un principio, muy diferente y similar a aquellos tiempos, después, cuando Allie comienza a dejarse llevar por lo que le dicta el corazón, hasta darse cuenta de que sigue enamorada o se ha vuelto a enamorar de Noah.

Son tres maravillosos días, en los que hacen el amor y se sienten completamente unidos, olvidando lo que es de sus vidas en esos momentos. Hasta que al tercer día aparece la madre de Allie, con un paquete de viejas cartas... las cartas de Noah que nunca llegaron a manos de Allie. Les hace entrega de ellos y le avisa de la llegada de su futuro marido. Y será, en su marcha, que Allie parece decidir seguir con su marido, siendo incapaz de romper con todo y hacerle daño, cuando el relato llegue a su fin para volver... con Noah.

A pesar de los intentos de Sparks en mantenernos en vilo, tienes el presentimiento de que es el propio Noah el que está leyendo la historia de ambos. Y pronto, serán revelados los nombres de ese hombre anciano que lee la historia de Noah a su mujer... Allie.

Esta última parte, es la que le da ese toque trágico y triste a esta hermosa historia de amor. Pero la dota de un mayor realismo. Como una forma de hacerle llegar al lector el mensaje que un amor así es posible en la vida real. Que no se trata de una historia romántica y totalmente ficticia.

El ritmo de la narración cambia completamente, ha pasado de la narración lineal de, el contar una historia, a un ritmo más pausado, dando toda la información a cuentagotas. Al fin y al cabo, Noah va revelando más de esa maravillosa historia, qué ocurrió después de que Allie se fuera y por qué están en aquel centro geriátrico. Por qué no le revela su nombre a Allie... y por qué no lo reconoce. A través de él mismo o la lectura de las cartas que se siguieron escribiendo, sabremos que Allie habló con su prometido y le contó todo para acabar volviendo con Noah. Que se casaron y tuvieron hijos, llevando una maravillosa vida juntos. El momento en que Allie... empieza a mostrar los primeros signos de su enfemedad, el Alhzeimer. Su ingreso en la clínica y su petición en una última carta a Noah, de que escriba su historia, igual a cómo se la contó a sus hijos y se la lea a ella todos los días. 

Para nunca olvidarlo.

De forma sencilla pero emotiva, el autor transmite a la perfección esos momentos tan crudos, de unas personas tan mayores, que aún así se siguen queriendo con locura... pero con la terrible sombra de una enfermedad como esa. Y que aún así, ocurre el milagro tan deseado por Noah.

FIN SPOILERS

Una historia a la que no se le puede pedir más y que si alguien aún no la ha leído, que lo haga, lo recomiendo. Al fin y al cabo, no sólo Moccia habla de este tipo de relaciones.

Por supuesto, veré también la película y la comentaré...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D