martes, 30 de noviembre de 2010

Bella

Llevabas un abrigo puesto que cubría tu vestido, tan elegante como corto, para el tiempo que hacía. Estabas sentada en las escaleras mirando al infinito después de casi alcanzar la gloria en tu corta carrera como modelo.

Habíamos estado mucho tiempo distanciadas pero había llegado el momento de volver a acercarme. Te había dado tiempo, te había dado espacio, te había observado desde lejos tomar ese camino para demostrarte cosas a ti misma... y aunque jamás lo expreses, demostrármelas a mí.

-¿No es un poco tarde? ¿O es que vienes a reírte de mí?-sonreí y extendí mis manos hacia ti, invitando a levantarte.

-Ni una cosa, ni la otra...-posas tus manos suavemente sobre las mías y te quedas frente a mí.

-Ya lo suponía, nunca me has apoyado en esto. Por eso...

Aún a sabiendas de que te disgustaría y que probablemente te distanciases de inmediato, lo hice. Rodeé tu cintura con mi brazos y te acerqué a mí. Te besé la mejilla y después me acerqué a tu oído para susurrarte:

-No te he apoyado porque no necesitabas pasar por todo ese proceso para demostrarme todo lo que vales y la gran mujer que eres.

Eres bella tal y como eres ¿cuántas veces te lo tendré que decir, mi dulce niña?

¿Cuántas veces te tendré que decir que es así como te quiero?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D