miércoles, 20 de mayo de 2009

La labor del Arte en la humanidad

Hace dos semanas aproximadamente, leía que una universidad de Colombia había decidido incluir de forma obligatoria la asignatura de Matemáticas o relacionadas con el cálculo en todas las carreras, independientemente de la rama que se haya elegido. El motivo por el que se quiere implementar es para ayudar a los jóvenes a construir un pensamiento lógico y analítico.

Viendo en clase a Joseph Beauys, artista que entendía el arte como una necesidad para la formación del hombre como humano, he vuelto a recordar este artículo y un eterno debate:
¿Qué es más importante? ¿Letras o números? ¿Realmente es necesario este debate? O mejor dicho ¿realmente está enfocad la educación a una rama u otra?

Desde mi propia experiencia, yo diría que la educación está orientada a una preparación más lógica que intuitiva cuando lo más adecuado sería que hubiera un equilibrio entre ambas.

A este debate se podría enlazar otro que está candente con el asunto de la “piratería” y la propiedad intelectual de las obras (sin mencionar a la innombrable): la creatividad y la cultura como elementos necesarios para el ser humano. Paradójicamente lo que defendía Beauys era lo que acababa estando en los dedos de muchos usuarios anónimos de la red todo este tiempo hasta hoy a partir de ese debate sobre la exclusividad del arte o no. Hubo una frase con la que me quedé: “la creatividad es lo que diferencia al hombre de otros animales (inteligentes)”.

El imponer asignaturas relacionadas con las Matemáticas creo que sería más una necesidd de seguir manteniendo la sociedad existente más que la necesidad de que impere un pensamiento más analitico entre los jóvenes. Más que nada porque eso serviría para seguir controlando todo y sobretodo, la libertad de elegir la formación que prefiramos. Aparte de tener una formación relativamente orientada más a las ciencias que a las humanidades.

Solamente durante la infancia, en la primaria, el niño tiene una formación más sensible, o así la tuve yo, en la que con las Artes Plásticas y la Música, tenía un mayor contacto con el arte. También con las redacciones libres o con una serie de palabras o elementos que era obligatorio incluir.

Sin embargo, a partir de la secundaria, el contacto va disminuyendo. Si un niño quiere seguir practicando actividades artísticas, debe apuntarse a talleres, cursos, actividades extraescolares si las tiene, academias o el conservatorio.

A partir del bachillerato, cada uno puede elegir la formación que prefiera, decidirse por hacer humanidades o ciencias. Llegados a este punto, se tiene libertad de escocger lo que a uno más le guste, tiene la posibilidad de elegir la rama más teórica o histórica de las humanidades o la más práctica, con el bachillerato de arte. Luego, una vez terminado, se puede seguir eligiendo la mejor formación para cada uno, seguir el camino que más nos guste.

El problema es que esta idea resulta más una utopía que una realidad. Si realmente analizamos lo que hay en la actualidad, pocos son los jóvenes que tenemos la suerte de poder elegir sin problemas la formación que queremos tener. La mayoría en realidad se guían más por la popularidad de tal o cual carrera, no tienen la nota media para la que quieren o se guían por cual es la que tiene más salidas laborales.

El motivo de este desarrollo de los acontecimientos, se debe en primer término a ese valor empresarial-laboral de las carreras (a través de los medios de comunicación en los momentos adecuado) y a la sobrevaloración por otro lado, de carreras que son sobretodo de ciencias. Prima más el elegir una carrera valorada por la sociedad que la carrera que realmente más nos guste.
A mi me basta con decir que soy de Historia del Arte para que siempre haya quien me pregunte ¿y eso tiene salida? ¿qué haces cuando termines la carrera?

Llegados a este punto pregunto ¿serían necesarias las matemáticas en la carrera? ¿falta un pensamiento lógico y analítico? No, al contrario, haría falta un pensamiento más sensible. Haría falta una mayor formación humanista.

Con esta formación, los jóvenes tendrían una mentalidad más abierta y una sensibilidad mayor. Tendrían otra manera de ver el mundo, no se trataría sólo de creatividad. Y es justamente lo que nos falta a muchos, lo que le falta a esta sociedad. Un poco más de sensibilidad.

Eso sí que ayudaría a amansar más a los jóvenes. Y por supuesto un mejor sistema educativo. Pero ya en eso no me meto porque es tema aparte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D