jueves, 9 de abril de 2009

Efímero y oportunidad

A veces me gustaría que el tiempo se parara por un día. Que nuestras vidas se frenasen y dejáramos de correr para un lado o para otro. Para disfrutar de instantes que son únicos e irrepetibles pero son eso, instantes efímeros que se viven durante segundos, minutos y hasta una hora. Una vez pasado ese tiempo, se esfuma. Aquello que altera nuestra rutina, se evapora y nuestra vida vuelve a ser nuestra vida.

El tiempo debería de pararse de vez en cuando en esos momentos, en un cruce de miradas durante un viaje en tren, una sonrisa, unos ojos que brillan a la luz de la luna, unas palabras inesperadas pero deseadas, el cigarro de la mañana, besos sin dar imaginados a través de un cristal...
Instantes que, largos o cortos, conforman una cadena de oportunidades de conseguir lo que deseamos o descubrir un mundo nuevo con tan solo levantarnos y aprovechar el momento pues el mundo o el tiempo, no paran por nosotros.

31-03/1-04-09
Florencia-Roma

Texto bajo licencia Creative Commons

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D