viernes, 29 de enero de 2016

Maestra de magia (Las nieblas de Avalón I)

                                                     Las nieblas de Avalón 1

Supongo que porque no tenía expectativas muy altas, que me bastaba con leer algo mejor que Taliesin, Maestra de magia me ha sorprendido gratamente como una muy buena novela, mucho más que ser mejor que el primer libro del Ciclo Pendragón.

Narrativamente es todo lo contrario: estilo sencillo y ágil, haciendo que la lectura sea fácil, rápida, amena y entretenida; en apenas dos meses había finalizado la novela. Las descripciones son breves, claras y directas, no necesita de una parrafada para dibujarte la escena o el entorno en el que los personajes se encuentran en ese momento; es capaz a veces de hacerlo en unas pocas palabras en muchas ocasiones y eso, al menos yo, lo agradezco. Y por último, a diferencia de Taliesin en la que no tenías claro ante qué clase de historia estabas, la autora sabe situarte en una historia real pero con claros tintes de fantasía. O mejor dicho, que estás dentro de un cuento.

Un cuento de hadas.

La otra gran y principal diferencia con el Ciclo Pendragón y probablemente con la mayoría de novelas que han querido hacer su propia versión de esta leyenda, es que el protagonismo o los papeles de mayor peso son para los personajes femeninos, teniendo Morgana Le Fey el papel de personaje principal. Es ella la que nos cuenta a lo largo de cuatro novelas la historia de Arturo:

En esta narración hablaré de sucesos acontecidos cuando yo era demasiado niña para comprenderlos, y de otros que sucedieron cuando yo no estaba presente. Y tal vez mi oyente se distraerá pensando: «He aquí su magia.» Pero siempre he tenido el don de la videncia y el de ver dentro de la mente humana, y en todo este tiempo he estado cerca de hombres y mujeres. Por eso a veces sabía, de un modo u otro, todo lo que pensaban. Y así contaré esta leyenda.Pues un día los sacerdotes también la contarán, tal como la conocieron. Quizás, entre una y otra versión, se pueda ver algún destello de la verdad.Porque esto es lo que los sacerdotes no saben, con su único Dios y su única Verdad: que no hay leyenda veraz. La verdad tiene muchos rostros. Es como el antiguo camino hacia Avalón: de la voluntad de cada cual y de sus pensamientos depende el rumbo que tome y que al final se encuentre en la sagrada isla de la Eternidad o entre los sacerdotes, con sus campanas, su muerte, su Satanás, el infierno y la condenación... Pero tal vez soy injusta con ellos. Incluso la Dama del Lago, que detestaba las vestiduras sacerdotales tanto como a las serpientes venenosas (y con sobrados motivos), me censuró cierta vez por hablar mal de su Dios.

Así pues, habrá determinados momentos como este primer episodio o prólogo y otro capítulo intermedio que funcionará como elipsis, en las que será Morgana la que narre los acontecimientos pero en el resto del libro, la acción se narrará en tercera persona. Aún así, la atención estará entre tres personajes femeninos: en Igraine, madre de Morgana, en su tía Viviana, la Dama del Lago y en la propia Morgana. En menor medida, también hablará de su tía Morgause.

Hacerlo así no sólo sirve para narrar esta historia si no también para establecer contrastes entre los diferentes estilos de vida que tienen cada una de estas mujeres, reflejando algo que no se aleja mucho de la realidad. El cómo cada una, dependiendo de a qué mundo pertenezcan y a qué religión rindan culto, es y actúa de una manera diferente.

(Spoiler)

Morgana se convertirá en sacerdotisa de la diosa junto a Viviana; su madre Igraine, a la que al principio llega incluso a recurrir a la magia para poder estar con Uther, se convertirá al cristianismo y termina en una abadía; y Morgause se casa con el nórdico Lot que a diferencia de otros, sabe escuchar sus consejos, dándole más libertad, a pesar de que el pueblo que gobierna es cristiano
Morgana se convertirá en sacerdotisa de la diosa junto a Viviana; su madre Igraine, a la que al principio llega incluso a recurrir a la magia para poder estar con Uther, se convertirá al cristianismo y termina en una abadía; y Morgause se casa con el nórdico Lot que a diferencia de otros, sabe escuchar sus consejos, dándole más libertad, a pesar de que el pueblo que gobierna es cristiano

(Fin Spoiler)

La religión es precisamente otro punto de fricción de la historia. Siempre hay patente un conflicto entre el cristianismo de los romanos y los que aún creen en las tradiciones y rituales antiguos. Los cuales, (casi) todos, tienen su punto místico. Mágico.

La magia, como decía al principio, está tratada de otra manera (y mejor) que en Taliesin. No es un elemento casual que hace acto de presencia contadas ocasiones y que no sigue ninguna coherencia, lógica o ley. No, aquí está continuamente presente en el libro, tal vez no al punto de muchas novelas de fantasía, pero sí forma parte de este mundo y su papel está bien definido. Es fácil saber cómo funciona, quién la usa y quién no y lo que aporta a la historia gracias a que Marion Zimmer Bradley sabe cómo introducirla en la novela de forma natural, dejándola que fluya.

El desarrollo de esta primera novela es casi perfecto, plantea muchas cuestiones que va resolviendo en este mismo libro o lo va preparando para todos los que quedan. Pero obviamente tiene algún que otro cabo suelto sin sentido:

(S)A diferencia una vez más de Taliesin, en Maestra de magia se introduce a la Atlántida como un pueblo legendario y muy antiguo del que conocen algunos cuentos y rumores. Establece sin embargo un vínculo con los Pendragón cuando Igraine tiene un sueño en el que se ve a sí misma con Uther, vestidos con otras ropas y entiende que pertenecen al pueblo atlante y que ellos se aman desde entonces, que están en cierto modo predestinados. Pero en otro momento del libro se insinúa algo parecido pero con Vivivna, cuyo único hombre al que ha amado es Uther, el hombre al que estaba predestinada desde tiempos antiguos (S)
 A diferencia una vez más de Taliesin, en Maestra de magia se introduce a la Atlántida como un pueblo legendario y muy antiguo del que conocen algunos cuentos y rumores. Establece sin embargo un vínculo con los Pendragón cuando Igraine tiene un sueño en el que se ve a sí misma con Uther, vestidos con otras ropas y entiende que pertenecen al pueblo atlante y que ellos se aman desde entonces, que están en cierto modo predestinados. Pero en otro momento del libro se insinúa algo parecido pero con Vivivna, cuyo único hombre al que ha amado es Uther, el hombre al que estaba predestinada desde tiempos antiguos.

Fue algo que me resultó chocante y pensé que no lo había entendido bien pero se menciona en dos ocasiones. O he seguido sin entenderlo bien o es algo que tendrá más sentido en próximos libros.

Disfruté mucho de la novela, más cuando simultáneamente estuve leyendo el primer tomo de Las crónicas de Excálibur, novela gráfica con ilustraciones muy bellas sobre el también principio de la historia de Arturo, que guarda ciertas semejanzas con esta novela pero dando también su particular punto de vista. En La espada en la tinta lo reseñan muy bien.

Podéis leer el comentario de La gran reina y el de los últimos dos libros aquí .


Marion Zimmer Bradley, escritora de fantasía y de ciencia ficción que nació durante la Gran Depresión en Albany, Nueva York, en 1930. Empezó a escribir en 1949 y vendió de manera profesional una primera historia corta, Women Only, a la revista Science Fiction Vortex tres años después. Su primera novela larga, Falcons de Narabedia, se publicó por primera vez en la edición de Mayo de 1957 de la revista Other Worlds.

Se licenciaría en Artes en 1965 por una universidad de Texas y en California, donde se mudaría, cursaría estudios de posgrado, entre 1965 y 1967. En 1966 ayudó a fundar la Society for Creative Anachronism, una sociedad para el estudio de las culturas europeas anteriores al Siglo XVII, y estuvo involucrada en el desarrollo de varios grupos locales.

Fue editora de la larga serie La Espada y las Hechiceras (Sword and Sorceress); además colaboró en algunas revistas de ciencia ficción tales como Venture Science Fiction. Animó a varios autores a escribir en sus historias heroínas no tradicionales y animó sobre todo a autoras que no se atrevían a incluir mujeres en sus antologías

Creó el planeta Darkover como marco de la saga de Darkover (destaca la obra La casa de Thendara sobre las Amazonas Libres (Renunciantes)), escribiendo una gran número de novelas e historias cortas, primero ella sola y después en colaboración con otros autores, de fantasía y ciencia ficción.

Otras novelas conocidas fueron:

-La Antorcha historia de la guerra de Troya narrada por Cassandra (siempre sus protagonistas femeninas fuera del considerado rol de la mujer).
-En 1990 junto con Julian May y André Norton escribió "El Trillium Negro", novela en la que tres princesas deben encontrar la mágica flor del trillium negro.
-Con los seudónimos de Morgan Ives, Miriam Gardner, John Dexter y Lee Chapman, produjo en los años 60 una serie de novelas de tema gay y lésbico, que llegó incluso a ser considerado pornográfico.

En el año 2000 le fue otorgado póstumamente el World Fantasy Award por el conjunto de su carrera.

Respecto a Las Nieblas de Avalón, cuando escribí y publiqué este primer artículo dije que los había escrito junto a Diana L. Paxson y que ésta había sido continuadora de la saga pero cabría añadir o aclarar que sí, aparentemente continúa la historia porque son libros publicados posteriormente pero cronológicamente, se sitúan antes de los hechos que se narran en este primer libro. Es decir, que se tratan de precuelas. Bradley además escribió dos novelas sobre la caída de la Atlántida que pueden formar parte de esta saga. O al menos aparecen incluído en esta lista cronológica que he encontrado en Goodreads.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D