viernes, 16 de mayo de 2014

Preguntas y listas combinadas

Sí, sigo viva. No publico con frecuencia pero sí tengo entradas acumuladas. Las de autoedición por ejemplo, están reescritas en su mayoría, al menos tres de cuatro o cinco que tengo pensadas. Pero bueno, ando metida en el trabajo de dos novelas. Sí, he dicho dos. Sé que es típico de mí meterme en berenjenales pero la otra es una novela de la que he hablado otras veces, la primera que escribí, con lo cual no tiene tanto trabajo. Y tengo un buen atasco con el tema de la magia. No lo tenía tan claro como creía cuando publiqué la entrada. Demasiado verde. Demasiadas ideas. Demasiado caos. 

Así que bueno, voy alternando una y otra sin volverme loca en el intento. Y al menos me sirve para ir descansando de una y otra historia sin dejar de escribir.

Hoy voy a hablar de un par de cosas en concreto con las que estoy trabajando o tal vez empiece a trabajar. Con las que he aprendido algunas cosas más sobre el proceso de escribir. Principalmente comprobar que efectivamente trabajando te encuentras con tu amiga la Musa o por lo menos, sirve como desatoro cuando estás bloqueada. Escribir tienes que escribir un poquito de lo que sea de tu historia cada día: sea preparándola, sea documentándote, sea escribiendo ya la novela, relato o lo que sea. Da igual, hay que escribir. Sirve para hacer fluir tanto el proceso de creación... como el flujo de ideas. Muchas de las que he tenido últimamente tanto para una novela como para otra, me han llegado así.

Ahora mismo estoy trabajando con los personajes de mi primera novela. Sabía desde hace años que necesitaban más fondo. Releyendo tanto la novela que terminé hace diez años como el comic que me dió por hacer de la misma, me di cuenta que mucho más del que pensaba. Con lo que actualmente, más que darles más vida, prácticamente los estoy volviendo a definir.

Mi enano cotilleando los blocs
Buscando esos documentos antiguos por mis caóticas copias de seguridad (el trasto del minino está acelerando el proceso de reorganización decente xD), encontré cierto documento en el que me copié unas 100 preguntas que debes hacer a tu personaje de un foro que no estaba dedicado a la escritura pero trataron el tema. Sabía desde hace tiempo que el poder responder a una serie de preguntas ayuda a definir correctamente a tu personaje, o que te puedes basar en esas preguntas, para definirlo. Da lo mismo. Yo pensé, al verlo que, siendo 100, si soy capaz de responder la mayoría, es que no me queda tanto trabajo por delante. Y por probar...

Pues bien, fui capaz de responder la mayoría de las preguntas para el personaje principal masculino, Leo. Con lo que ya había escrito de él y lo que he ido añadiendo en los últimos tiempos. Faltan detalles en muchos casos y lógicamente, responder las que quedan. Pero desde luego que ya tengo mi opinión al respecto a este método. Es muy útil sí... pero creo que como una guía. Una referencia. Pero demasiado disperso para mi gusto y en ocasiones con preguntas muy similares. Sé que es porque mi forma de trabajo tiene la información más condensada y detallada, al menos lo suficiente para poder trabajar. Pero como he dicho, es muy buena referencia para crear una ficha de personaje o adaptar lo que ya manejo. Con cien preguntas tienes todos los rasgos y características esenciales que debe o debería tener un personaje. A veces no es que no lo sepas, a veces es que piensas más en lo que no es tan evidente que en lo que sí lo es.
Eso sí, no sirve para personajes de historias de fantasía, ciencia ficción o géneros similares. Cuenta con dos o tres preguntas pero es insuficiente.

En una búsqueda rápida en Google he encontrado las preguntas en este post, echadle un vistazo si os interesa. Si te parecen muchas o quiere complementar con otras preguntas u otra forma de plantearlas, tienes las 35 preguntas que se pueden hacer a tus personajes para conocerlos mejor, que ha publicado Ateneo Literario.

Por otro lado las listas combinadas es un recurso que han explicado en el curso de creatividad que estoy haciendo. Consiste en colocar números del 0 al 9 por ejemplo, en dos columnas: en una ir poniendo diez nombres de cosas o animales y en otra diez oficios. En una tercera columna -sin mirar- ir poniendo números del 0 al 99 de manera que el primer dígito corresponde a la primera columna y el segundo, a la segunda columna.
El objetivo es combinar ideas que pueden ser peregrinas y a partir de ahí crear algo nuevo. Está enfocado a la creación de objetos innovadores (nuevos inventos) pero creo que se podría utilizar como disparador creativo en la literatura: en una columna palabras diferentes, en otra géneros, tipos de historias, escenas... y empezar a combinar. Con lo que salga, escribir un relato, microcuento... o lo que salga.

Lisa combinada creativa
Pequeña lista improvisada
Es muy similar al famoso ejercicio de “escribe un relato/redacción que tenga las siguientes palabras” y aunque aún no lo he probado, creo que hasta funcionaría con más columnas.
Sé que existen aplicaciones, como las de Literautas, que funcionan así y no dudo de que muy bien pero si no quieres gastar el dinero o no tienes el móvil/tablet a mano, te puede valer este método.

En cuánto tenga escritas casi todas las entradas de Autoedición (al menos el equivalente de lo que tenía), escribiré una entrada enlazando a  todas ellas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D