lunes, 9 de diciembre de 2013

Órdenes y hermandades

The discussion by Wen-M

-Comandante, el señor Koldo acaba de llegar ¿le hago pasar?

-Sí

Sebastián se hizo a un lado y dejó pasar al hombre que había requerido audiencia con Raine. En cuanto lo vio, supo a qué venía

-Buenas tardes

-Buenas tardes, señor

Se saludaron muy cordialmente y se sentaron uno frente al otro. Raine no podía dejar de mirar en la cruz blanca de doble brazo que el hombre llevaba en el pecho de su túnica larga y oscura.

-Usted es el padre fundador de la Hermandad de Guardianes.

-Me gusta más líder intelectual o espiritual-corrigió con una sonrisa ladina. Raine simplemente asintió y preguntó

-¿Y a que debo su visita?

-Usted lo sabe, comandante Raine, al fin y al cabo Elric ya le ha hecho llegar la petición en otras ocasiones

Raine frunció ligeramente el ceño. ¡Qué pesadilla!

-Páter, a Elric y a su hermandad se lo he comunicado cada vez y no he cambiado de opini...

-Para eso estoy aquí-interrumpió-para que cambie de opinión.

La Caballero Guardián no disimuló su disgusto. Ese asunto no tenía más vuelta de hoja para ella mas la Hermandad insistía, como si nunca les hubiera contestado, ignorándola.

-Señor Koldo, no quiero ser maleducada pero dudo que pueda hacerme cambiar de idea, porque no hay nada que cambiar.

-Por supuesto que lo hay. Usted no es consciente de lo ventajoso que resultaría para su escuadrón y para la orden de caballeros que se uniesen a nuestra hermandad.

-¿Perdón? ¿unirnos? Elric me habló en todo momento de “cooperación” o “colaboración” pero en ningún momento de “unión”-Koldo hizo un gesto restándole importancia

-Él tampoco tiene claro qué le interesa a la hermandad. Lo mejor para am...

Raine se puso en pie, arrastrando intencionada y ruidosamente la silla, interrumpiendo al hombre.

-No pienso repetirlo más. Mi escuadrón no necesita ayuda de ningún tipo y le aseguro-habló alto y despacio-que ni la princesa Carisa o su majestad, el rey, no permitirán ningún tipo de unión o alianza de la orden con otros grupos, como su hermandad-recalcó mucho el “su”-así que les ruego que no insistan más.

El hombre le dedicó una mirada de dura contrariedad

-Muy bien comandante Raine. Me iré. Mi oferta seguirá en pie porque le aseguro que se arrepentirán

No necesitó llamar a nadie para acompañarlo porque Sebastián había permanecido fuera. Raine continuó con las manos apoyadas en la mesa. Llevaban dos meses haciendo esa petición que empezó como una sugerencia de Elric en una visita a la academia de Lillya, donde coincidieron.

Existían en Amaranta más órdenes militares, muy pequeñas y con unas funciones específicas. La mayoría pertenecen a nobles y comerciantes, pero algunas son de la Iglesia, como la Hermandad de Guardianes que estaba en la ciudad. Sus actividades eran muy similares a la orden de caballería, solo que con claros fines religiosos. Pero al igual que conocía su naturaleza y sus labores, también sabía de sus necesidades y de la ambición de su líder.

Aquella petición no era nueva, muchas órdenes considerarían un honor y un gran avance ser parte de la orden de caballería, pero sus exigencias no permitían ese tipo de uniones. El interés de la hermandad, sin embargo, iba más allá...

-¡Qué poco me gusta ese hombre! ¿qué quería?-era Carisa, que entró cinco minutos después.

-Transmitirme personalmente sus deseos de que mi escuadrón... o toda la orden, se una a su hermandad-Carisa resopló

-¿Quieres que publique alguna proclama real al respecto?

-No, no veo necesario hacerlo público. Esta vez creo que ha entendido perfectamente lo que le he dicho.

-Eso espero, porque no me agradan demasiado. No me gustan esos aires que se dan y el cómo nos mira ese señor-Raine esbozó una sonrisa forzada con la que mostró sus dientes.

-A ese...señor, no le gusta que una mujer comande un escuadrón de la mayor orden militar de Amaranta, que protege la vida del único heredero del reino, que casualmente también resulta ser una mujer-Carisa refunfuñó

-Ah claro, tendría que habérmelo imaginado antes. Mundo de hombres-Raine asintió

-Elric tiene una forma de pensar muy similar pero por su educación, más que por que lo crea así. El páter sin embargo, lo cree y no soporta que nuestra orden sea próspera y permita el ingreso de mujeres... y de los que ellos consideran herejes y pecadores.

-¿Y entonces por qué tiene tanto interés en vosotros? ¿poder? ¿dinero?

-Eso es. Hoy me ha hablado de anexión de nuestro escuadrón a su hermandad y no al contrario. Quiere tener control e influencia en nuestra orden. Y el dinero con el que financiarse, por supuesto-Carisa guardó silencio, pensando en ello y repitió

-¿Seguro que no quieres que haga nada? Si eso es lo que quieren, no cejará en su empeño hasta conseguir lo que desea-Raine le sonríe agradecida y después suspira

-Si lo haces, pensarán que me he aprovechado de la amistad que nos une para salirme con la mía.

-¡Pero si es lo que...!

-Ya lo sé Cari...pero ya sabes que debemos mantener...una imagen.


La princesa aceptó a regañadientes. Sin embargo, se arrepintieron de inmediato cuando un mensajero llegó al dia siguiente con una proclama, retando a Raine en un duelo. Era Elric y la intención era zanjar aquel asunto con ese combate.
----------------------------------------------

Y este es el otro texto que escribí este verano, además del borrador del relato que no llegué a terminar para el ebook de distopía. Digamos que pensaba sobre la existencia de otras órdenes militares, grupos o similares en la historia y escribí este texto. Es algo que empecé a considerar lógico cuanto más cosas he ido leyendo e incluso hilando desde mi propia historia, desde sus inicios. Obviamente, aún me queda mucho que trabajar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D