sábado, 23 de marzo de 2013

El legado del abuelo: Orestes y Tavi

Roquetas de Mar 2010


Orestes no le contestó, seguía ensimismado mirando el oscuro horizonte que había más allá de la arena de la playa. A Tavi no le importó y prosiguió
-Te echa mucho de menos y se sorprendió al saber que te habías ido de casa. Luego, se alegró...
Orestes siguió haciéndose el sordo por un rato más hasta que lo miró fijamente a los ojos. Tavi disimuló su sonrisa triunfal.
-¿Hablas mucho con ella?-preguntó con voz ronca, después de volver su cabeza y mirar al mismo punto.
-Vive en mi mismo bloque y coincidimos todos los días en el portal cuando vuelvo del trabajo. Es natural que hablemos...
-Ya...
-¿Te molesta?
-¿Por qué me iba a molestar? Fui yo quien rompió con ella.

Antes de seguir con la conversación o permitir que un silencio incómodo se instalara entre ellos, Orestes se levantó y cruzó la verja del jardín.
Probablemente otra persona se habría quedado pasmada o incluso indignada por dejar la conversación así, sin más. Pero era Tavi, él lo conocía muy bien y sabía hasta dónde iría y qué estaba pensando. Por eso apoyó la cabeza en su mano y esperó. No fue mucho porque al cabo de cinco minutos ya sabía dónde ir. Se levantó con calma, cruzó el jardín delantero, la verja que cerró tras de sí y dirigió sus pasos hacia la playa. A pocos metros del paseo, estaba Orestes. Él se puso a medio por detrás de él con las manos en los bolsillos, respetando su espacio.
-Si tanto te duele ¿por qué lo hiciste?
-Era lo mejor para ella
-¿Lo mejor?-Orestes no pasó por alto el tono burlón pero no se imaginaba lo que le esperaba
-Ya hemos hablado sobre esto, Tavi. Será más feliz con otro hombre. Con una vida más sencilla y más acorde con...su clase social.

Silencio. Tanto y tan prolongado que Orestes se extrañó. Apenas había girado cuando Tavi volvió a cogerlo al vuelo con un abrazo lo suficientemente fuerte como para que no se pudiera mover. En unas pocas de zancadas llegó a la orilla...
-Tavi...no...Tavi............Octavio...¡NOOOOOOOOOOOO..........!
No pudo evitar la llave de combate que le hizo su mejor amigo para hundirlo en el agua. Además no le soltó y lo dejó diez segundos bajo ella.
-¡Idiota!
-¿Idiota? ¡¡TÚ SÍ QUE ERES UN IDIOTA!!-al agua otra vez. Orestes sintió la arena golpeando su costado por la fuerza con la que Tavi lo impulsaba. Cuando sentía que no aguantaría más, Tavi lo sacó con violencia
-Tí-tío ¿qué pasa?-preguntó tosiendo y asustado. Pocas veces lo había visto tan enfadado...y nunca había sido con él. En sus peleas de chavales le había cogido del cuello de la ropa infinidad de veces, aprovechando siempre su superioridad en altura. Pero aquella vez, no le gustaba la mirada de Tavi
-Eso es lo que llevo tiempo queriéndote preguntar: ¿qué coño te pasa? ¿eh? ¿por qué te empeñas en torturarte a ti mismo de esa forma y huyendo de tu felicidad? ¿eso es normal?-Orestes cerró los ojos porque intuía lo que haría
-Sí.

Siendo Tavi tan fuerte y Orestes de constitución delgada, no le costó ningún trabajo lanzarlo algunos metros más al fondo, donde éste se dejó hundir y reflotar lentamente, sin moverse. Dejando que las palabras de Tavi resonaran en él.

Sabía cuál era la intención de su amigo. Quería que despertara de una vez. Que volviera a ser el de antes. O dejara atrás el hombre en el que se había convertido. Sabía que pensaba eso y sabía que lo tenía que hacer. Pero ¿cómo?

Tavi se había sentado con las piernas cruzadas en la arena y lo esperaba. Salió del agua y lo imitó. Tembló con un escalofrío.
-Deberías invitarla-le dijo al cabo de un rato
-Tavi n...-le cogió del cogote a modo de advertencia
-Escúchame bien flacucho porque sólo te lo diré esta noche. Esa mujer no espera ser feliz con alguien...¡quiere ser feliz CONTIGO! Así que deja de creer saber todo de todos y de querer controlar nuestras vidas porque ni puedes, ni tienes derecho! Belén te ama y hará todo lo posible por que lo vuestro funcione...y seas feliz. Así que deja de huir como un cobarde ¡y haz tu mejor esfuerzo!

Le apartó la mano y también dejó los ojos posados en el agua. De todas maneras, el agua que le chorreaba del pelo, disimulaba sus lágrimas.

------------------------------------------------------------------------------

Este pequeño fragmento de texto pertenece a una historia que empecé a escribir en 2009 en uno de mis viajes de vacaciones a Roquetas de Mar. Sólo llevo unas 7 páginas mal contadas pero sé que puede quedar bastante más largo, por lo que tengo pensado de la historia y por lo que puedo añadir. Sí, podría quedar como Princesa de largo. De hecho, mientras terminaba anoche este fragmento, se me ocurrió una idea muy buena.

El tiempo que llevo con la historia, se debe sobretodo a que siempre he esperado a estar allí en Roquetas para escribir y luego, tal y como me di cuenta en mi último viaje (hace cinco meses), que necesitaba estar preparada para la historia. Es decir, aún necesitaba... tiempo para enfrentarme a la historia. Ahora sí es el momento de escribirla, y es lo que haré en los ratos que tenga libre y no esté escribiendo en el borrador de la historia de Godric


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D