sábado, 1 de septiembre de 2012

Pequeña



Umuntu, nigumuntu, nagamuntu-Ubuntu


...todo cobra nuevo lugar en el mundo cuando nos alejamos un poco para observar el gran tapiz de los acontecimientos y su esplendor. No hay en el hilo sin función... cada persona pone su firma en el: algun@s tejen con lino, otr@s lo hacen con seda, oro... plata... y hay quien escribe su paso bordando con hilos de cristal... pero nadie pasa desapercibido, nadie es demasiado poco importante como para ser olvidad@...


Somos fragmentos. Somos un puzzle en perpetua construcción, llenos de miles de piezas que ponemos nosotros. Que ponen los demás. Que nos pone la vida.

Recuerdos, sueños, amores, amistades, familia, proyectos, trabajos, ilusiones... todo va componiendo lo que fuimos, somos y seremos en la vida.

Estos días sin embargo, pienso en las personas que están y han pasado por mi vida. Hay quienes, de forma directa o indirecta nos hacen cambiar. Aportan cosas a nuestro día a día, a nuestra forma de ser y pensar. Incluso pueden darle un vuelco a todo.

Las personas pueden cambiar nuestras vidas.... y nosotros, cambiar la de los demás.

El aprendizaje de la vida

También me he dado cuenta de que no siempre somos conscientes de este hecho innegable y a veces se hace necesario un agente externo para ver lo que ha estado delante de nuestros ojos y no hemos sabido ver.

Y así me ha pasado ahora contigo. Recuerdos, antiguas palabras escritas... y entonces

Clic

Todo empieza a conectarse y lo ves. Ves el todo en su conjunto y no las piezas del puzzle. El tapiz y no los hilos. Y entonces me río porque ¡siempre ha sido así!

Nunca has hecho las cosas a lo grande si no que siempre has sido como la lluvia. Llenas todo gota a gota. Pequeños detalles que parecen insignificantes pero que en realidad están cargados de todo lo que quieres transmitir. Pobre del que no sepa verlo...

Y así ha ocurrido también conmigo... y lo que has aportado a mi vida. No sólo ha sido un sentimiento si no también lo que me has ido dando poco a poco y lo que has ido haciendo de mí día a día. Sin que me diera cuenta de que parte (o mucho) de lo que soy hoy día... también te lo debo a ti.

Últimamente he pensado ¿cómo se curan las heridas? ¿cómo se olvida el dolor? ¿como se entierra lo malo? ¿cómo se hace de forma más eficaz?

La respuesta es el tiempo, evidentemente.

Sin embargo, también me faltaba lo más importante: la llave maestra que me hiciera ver qué es lo que pesa más en la balanza. Lo que realmente ayuda.

Toda la luz

Y sinceramente... empieza a deslumbrar

Realmente somos como el sol y la luna

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D