viernes, 29 de junio de 2012

Guerrera

Duel by The-Gwyllion

Dió un grito de profunda rabia antes de lanzarse al ataque, pese a llevar la tosca armadura de madera y la espada del mismo material.
Gina la recibió con una sonrisa de suficiencia y aguantó la lluvia de golpes con elegancia y por supuesto, parando o esquivando cada uno de ellos. A pesar de la rapidez, la fuerza y la habilidad con la que Raine lo hacía, pues estaba poniendo todas sus energías en cada uno de ellos. Ella sin embargo, no se esforzó en absoluto y cuando tuvo la oportunidad, golpeó a Raine en el pecho con la palma de su mano, destebalizandola para después derribarla con un barrido de su pie. Raine cayó de boca pero lejos de quedarse a morder el polvo, se incorporó de un salto dispuesta a seguir con su ataque. Creyó que pillaría de sorpresa a su maestra, pero ésta retrocedió en el momento justo. Luego, Raine volvió a ser derribada con violencia de un empujón. Cayó dolorosamente de espaldas. La cicatriz del vientre le dio un tirón. Mas al abrir los ojos, vio que tenía a Caleb encima, con sus patas delanteras sobre su pecho. Le gruñó larga y suavemente. Una advertencia. Desde luego sirvio para calmarse un poco. Gina se acercó riéndose.

-Tienes muy mal carácter guerrera-Raine enseñó todos sus dientes y apretó sus puños
-Esto es lo que buscabas ¿no?
-¿Lo dices por llamarte lo que te llamo?-la ira que desprendian sus ojos la respondió-los Caballeros sois demasiado refinados pero lo cierto es que actuando así, sois iguales a esos guerreros que llamáis bárbaros-el blanco león se retiró después de que su dueña le acariciara y volvió a donde estaba descansando, dejando que Raine se levantara y encarara a Gina.
-Bien sabes que no se trata sólo de eso...
-¿Juramentos? ¿leyes? ¿códigos? Ahora mismo-le clavó un dedo en su reciente cicatriz-todo eso me la trae al fresco. Todos hacemos lo mismo al coger un arma y defender a lo suyo o los suyos. Caballeros, guerreros, príncipes o mercenarios. Cuando se trata de defender tu vida o la de los demás, no vale el honor, ni los códigos. Vale ser mejor luchador que el otro y sobretodo, tener fe en ti misma.
Conforme hablaba, Raine se fue apagando cada vez más y dejó de mirarla a la cara. Gina también suavizó su expresión.
-Es algo que quiero que aprendas conmigo, Raine: todas tus normas, todo lo que has aprendido... todo lo debes de olvidar. Serás simplemente una luchadora. Es el primer paso para controlar esa ira que sientes cuando te llaman guerrera y que te lanza a lo loco al ataque. Y que sólo facilita que el otro te pueda herir con facilidad. O incluso matarte.

Raine sabía que Gina tenía razón. Suspiró y empezó a deshacerse de la armadura, porque se encontraba de pronto, muy cansada. Gina no le dijo nada y buscó con la mirada a su alrededor. Frunció el ceño.
-¿Dónde está Caelus?-Raine se estaba arrepintiendo de haberlo llamado así porque cada vez que oía o pronunciaba su nombre, se le encogía el estómago y recordaba a Carisa. Pero por eso lo había elegido, no quería olvidar por qué estaba allí. También miró a su alrededor.
-Estaba con Caleb hasta hace un rato...

Gina resopló con fastidio
-¿Ni siquiera tu jin es capaz de hacerme caso?

Raine evitó reirse delante de hecho y adoptó una mueca.

No, hasta su jin era capaz de ser la excepción a la norma

Aunque lo cierto es que tenía un extraño y placentero presentimiento...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D