domingo, 17 de junio de 2012

Conquistar y cuidar

Hinata 573 by EternaJeuty



-¡Eh tú!
Ya lo había visto por el rabillo del ojo y no esperaba que me llamase con esos modos. No después de lo que había ocurrido dos semanas antes. Sabía que tarde o temprano tenía pasar, por ir al mismo gimnasio... pero pensé que tardaría más. O directamente, que no pasaría.
-Vaya Daniel... me alegro de verte-captó mi ironía y compuso una mueca como buenamente le permitía los moratones que tenía en la cara. Le debían de seguir doliendo pero tenía un aspecto bastante mejorado
-Quiero hablar contigo.
-Creo que no tenemos nada que hablar, quedó todo muy claro la última vez que nos vimos ¿verdad?-me fijé en todas las marcas visibles de su cara y su cuerpo-así que sintiéndolo mucho, tengo prisa...
Pensé que la conversación quedaría ahí y que no tendría todavía ganas, ni valor de elevar el tono de voz y además, desafiarme. Dijo además algo, que me dejó congelada en el sitio.
-Espero que estés disfrutando mucho de ella, después de que la obligáseis a romper conmigo. Has conseguido lo que querías ¿no?
Tenía esa mirada de superioridad que tanto le caracterizaba y de la que siempre presumía estuviese donde estuviese... y con quién estuviese. Tardaría en averiguar qué fue lo que Casandra vio en él.

Se me hizo un nudo en el estómago pero respiré hondo y de dos zancadas me puse ante él, dejando mi cara frente a la suya todo lo que me permitiese la diferencia de altura.
-Si Casandra rompió contigo fue porque eres un hijo de puta que la estuvo usando como un trapo, maltratándola y tirándote también a todo el instituto.
-Mira quién fue a hablar, la que se folla todo lo que se mueve... hombre o mujer, no hace distinción...-lo empujé contra la pared y le agarré del cuello de la chupa de cuero.
-A ver si te enteras de una puta vez, porque parece que con lo que hizo mi hermano contigo no fue suficiente. Lo que yo haga o deje de hacer con mi vida, no es de tu incumbencia ¿está claro? Lo mismo te digo de Casandra-se puso lívido y me di cuenta de que sí que había hecho estragos la paliza que le dio Adrián-su vida es su vida y si vuelves a acercarte a ella soy yo la que te hace una cara nueva.

Lo solté con violencia y le di la espalda dispuesta a irme pero me lo pensé mejor y lo volví a mirar para añadir.
-¿Y qué si estoy con ella? Esto no es cuestión de ganar o perder, si no de conquistar y cuidar. Cosa que tú-le clavé un dedo en la frente-no has hecho en los meses que has salido con ella.

Y ahora sí, me fui con paso firme y ligero porque no quería darle cuerda para seguir con aquella conversación de la que no sabía si me arrepentiría. Temía que se fuera de la lengua y ni quería, ni sabía si sería capaz de afrontar la situación que se desataría. Pero fue algo que me había salido de dentro, palabras que empujaron hasta mi boca para salir y decirlas.

Al fin y al cabo, llevaba semanas pensando en que yo sería capaz de tratarla como una reina. Sólo que no creía en que fuera posible alguna vez...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D