lunes, 7 de marzo de 2011

Tengo ganas de ti-Federico Moccia

Ya hace tiempo que terminé el último libro que leeré de Moccia, con la correspondiente película vista pero por diferentes motivos, esta entrada ha quedado un poco en recámara. Sé que hay dos libros más, uno sacado recientemente, pero si digo que es el último es porque quiero dedicarme a otras lecturas (tengo pendiente escribir sobre Los cuentos de la Alhambra de Washington Irving) y porque lo que he leído sobre ese último libro, la historia es la misma una vez más. Y lo mismo y tan de seguido, puede cansar

De todos modos este libro me ha gustado muchísimo más que el anterior y si cabe, junto a Perdona si te llamo amor, el mejor libro que ha escrito Moccia que bien merece que se pida una segunda parte... sí, segunda parte y no tercera. Porque aunque técnicamente es la segunda parte de Tres metros sobre el cielo, se podría decir que es un libro lo bastante independiente como para tomarlo como una historia aparte, otro libro. Con la cualidad, por otra parte, de complementarse. Si decía en mi comentario a Tres metros sobre el cielo, que el libro en general hacía que me gustase más Perdona si te llamo amor por tener mejor calidad, una vez leído Tengo ganas de tí, podría decir que sí, que la historia de Alex y Niki es única además de ser un buen libro. Pero es única la historia y el libro porque no cuenta con una segunda parte como la que tiene Tres metros sobre el cielo.

Tengo ganas de ti es para empezar, el libro de Step. Literal. No solo es el protagonista sino que además, por primera vez (al menos en el orden en que he leído los libros), Moccia utiliza el recurso de la primera persona... al menos, a su modo. De hecho, tuve que asegurarme mediante Internet de que Tengo ganas de ti era la continuación del libro que acababa de leer porque no me lo esperaba... a pesar de que lo que estaba leyendo lo identifiqué de inmediato con Step.
Al usar ese recurso, Moccia nos introduce en la cabeza de los personajes, los conocemos más en profundidad de lo que los conocimos en el anterior libro. Elegir además a Step como el protagonista del libro y no a Babi, es de lo más acertado pues ya dije que fue el mejor parado dentro del final tan catastrófico de Tres metros sobre el cielo. De hecho es un punto a favor del escritor puesto que a pesar de ese final, es capaz de retomar la historia sin dificultad y en consonancia con lo ya escrito.

También le sirve que retoma la historia con un “dos años después”, cuando tras ese tiempo en EEUU estudiando un curso de Diseño Gráfico, Step vuelve a Roma. El libro empieza de hecho en el avión de regreso donde se ve al Step descarado de siempre, tirándole los tejos a una azafata y aprovechando una mujer desconocida para contarle en resumidas cuentas lo que sucede en el anterior libro y su vida en EEUU. Viviendo como bien pudiera con el recuerdo tanto de su madre, más presente que en Tres metros sobre el cielo y el de Babi, a quién no ha logrado olvidar.
El efecto de EEUU (además de servir de comodín) se nota desde un primer momento en Step. Desde que Roma y todo lo que era su vida, es distinto, hasta él mismo, que se nota más maduro e incluso más culto. Ya comienzan a verse, no con tanta frecuencia como en los siguientes libros, esas citas a libros y películas, algunas letras de canciones y algunos artistas, todos los que más o menos recuerda Step de haber leído, oído o visto durante esas estancia pero muchas veces no con demasiada exactitud.
También se nota esa calma para dar comienzo a la historia, con un inicio de historia largo, es decir, no se llega hasta el meollo de todo hasta pasadas 100 páginas, cuando conoce y empieza a coquetear con Gin. Durante todas esas páginas, se explican muchos asuntos, como el cambio de hogar de Paolo, su nueva novia, la novia de su padre, su nuevo trabajo, el reencuentro con viejos amigos, como Pallina. O el recuerdo de Pollo. Digamos que estas páginas son como una forma de redimirse Moccia del final del anterior libro, dedicándole el tiempo que necesitaba todo aquello con la influencia de la muerte de Pollo en las vidas de sus amigos, de Step y de su novia. Los amigos de Step tienen casi todos pareja y parecen más centrados y Pallina... Pallina sigue llevando esa misma vida y parece que no lo olvida en ningún momento. Igual que Step, que suele hablar de él en presente.

De esta parte de la historia, cabe mencionar ya lo que considero la principal pega del libro... me corrigo, es LA pega de todos los libros de Moccia. Porque es el mismo error, repetido en casi todos sus libros o más bien en las segundas partes. En parte porque lo considera necesario para dar continuidad a personajes e historias del otro libro o para darle más sentido a las cosas. En otra, porque es una forma de tratar temas que pueden estar en consonancia con el resto del libro y de la historia que trata. Lo que pasa, que al igual que la historia de los matrimonios en Perdona pero quiero casarme contigo, sólo aporta en cierta medida a Tres metros sobre el cielo (como si fuera algo que quiso escribir pero no sabía encajar), entorpece la historia de Step y Gin porque le dedica excesivo tiempo y no aporta demasiado a cierto episodio hacia el final del libro y que ahora mencionaré: se trata de la familia de Babi. Sí sí, no es que escribe sobre ella para dejar ver qué es de la vida de ella después de ese tiempo, que tal vez habría sido lo mejor, si no que trata sobre su familia, dando un absurdo e incomprensible protagonismo a Daniela, su hermana y posteriormente a sus padres.

Digamos que Moccia entrelaza de alguna forma la pasada historia de Step y Babi con la de Step y Gin. No para compararlas, ni mucho menos porque ya piensas en esa historia sin necesidad de que escriba sobre la familia de Babi sino que gracias a esos ocasionales episodios (reconocibles porque están escritos en tercera persona) donde Moccia intenta arreglar el desaguisado del final del otro libro explicando el por qué Babi no aguanta con Step. Ni siquiera con Adolfo.
Este puede ser el motivo por el que sería recomendable leer de todos modos Tres metros sobre el cielo porque habiendo leído este libro se entiende hasta cierto punto esta dedicación. Sí, al menos no resulta tan desastroso como cuando utiliza este recurso en la segunda parte de Perdona si te llamo amor. Pero ahora hablaré de ello, retomando lo que es la historia en sí misma. El argumento y su desarrollo.

SPOILER

Tengo ganas de ti es el canto a las segundas oportunidades en el amor. De cómo la vida te demuestra que aunque hayas vivido una gran historia con un terrible final, es capaz de regalarte después algo mucho mejor... y que realmente lo pasado, ni se puede recuperar ni era tan grandioso como parecía. Tal y como le dice la madre de Step en los últimos capítulos del libro.

El Step de la primera parte, antes de conocer a Gin, es un Step nostálgico y algo melancólico perseguido por su pasado, siempre presente ante su propia leyenda. La del Mítico Step que siempre le recordará Gin, la del chico de las palizas monumentales, el de las carreras, el conocido por todos, el de la pintada en el puente dedicado a Babi. Así resulta difícil avanzar... hasta que llega Ginevra. Justo cuando iba a cenar con sus viejos amigos, cuando va a echar gasolina en la moto y ella intenta robarle los veinte euros de la gasolina.

Y así empieza una historia de amor donde saltan chispas desde esa primera noche, de dos chicos con más cosas en común de las que parecen a primera vista y que por eso conectan tan bien. Moccia también utiliza la primera persona con ella y así sabemos que piensan ambos y dota de la historia de un punto de vista mucho más subjetivo y bello. De una romanticismo del que carece Tres metros sobre el cielo y su punto justo de comedia gracias a Gin, que toma el pelo a Step todo lo que puede y más. Será la primera chica en plantarle cara sin miedo, en desafiar sus principios, siendo la primera que lo golpee (en un simpático combate de boxeo), la que monte en su moto sin permiso y además la lleve. Todo eso vuelve loco a Step además de su físico, que lo atrae desde un principio y por eso lo vemos como el Step de siempre con ella. Gin sabe convertirse en la primera chica en muchas cosas y en una persona muy especial.

Es el momento en que Step va olvidando a Babi, especialmente en uno de los pasajes más bellos del libro, que es cuando lo hacen por primera vez. Es muy tarde, de noche y están en el foro romano. Si la primera vez con Babi fue bonita, está lo es aún más. Tal vez por el uso de la primera persona. Tal vez porque Moccia recurre más a la poesía y no a la simple narración de algo. En este punto tenemos un pequeño desliz, un error un poco garrafal pero que (como bien sé por experiencia) le puede ocurrir a cualquier escritor. Aunque se debería de evitar.
Cuando Step y Gin se conocen, hablan y se tratan, retroceden una vez al pasado de ella. Vamos, es ella misma la que durante un capítulo entero cuenta la historia de su único novio, Francesco. Entre las páginas 106-108 (en mi archivo) ella habla de los fines de semanas íntimos que tenían en casa de él e incluso dice literalmente “esa cara que he visto tantas veces” y describe cómo es un rostro después de haber hecho el amor, al verlo con esa misma cara salir de madrugada de casa de una amiga suya cuando se suponía que había ido a una fiesta.

Unas cien páginas más tarde, aproximadamente, Gin dice que lo que está haciendo por primera vez, que Step es el primero. Y te choca, es ese error que te salta a los ojos porque no has pasado tantas páginas y porque son detalles que no se olvidan. Un error que de todos modos es perdonable y queda sepultado bajo la costumbre del autor de dedicarle espacio de más a otros asuntos.
No es tan pesado como en Perdona pero quiero casarme contigo pero si estás disfrutando de Step y de Gin, de cómo a él se le ve cada vez más entregado y enamorado, de lo que hacen juntos, del trabajo que comparten, de todos los momentos divertidos... te fastidia que en el siguiente capítulo te esté hablando de las ideas de bombero de Daniela o de lo que hace su padre. O cómo su madre intenta descubrir que le es infiel y con quién. Fastidia porque no aporta nada interesante a la historia excepto al final, en el último cuarto de libro.

Hay un momento, llegando a este final, en que estos personajes secundarios dejan de salir. Moccia empieza acelerando la trama con un capítulo muy parecido al final de Tres metros sobre el cielo, en el que son breves escritos del diario de Gin, hablando del trabajo, de Step, de las vacaciones de Navidad, del regalo que no abre Step de su madre. Quién va a verle un buen día después de las fiestas y le insta a que lea el libro (el regalo).

Se retoma con esta escena, el ritmo normal del libro y empieza a llegar el desenlace. Los jefes de Step y Marcantonio intentan violar a Gin, algo que Step descubre de casualidad. La libera y vuelve el Step que conocimos en el libro anterior. Un tiempo violento y no tiene miramientos por el que está pegando. Da una tremenda paliza a los tres y lejos de ser despedido, se convierte en héroe. Por los fotógrafos que estaban fuera esperando a una actriz famosa que iba ese día al programa.

Como disculpa, Romani, el director, les regala a él y a Gin un viaje para que puedan pensarse el aumento de sueldo y el nuevo puesto de trabajo para su nuevo proyecto.
Estos capítulos tienen sabor a final del libro, tienen un feliz viaje que casi parece una luna de miel, disfrutando de la playa, de la comida y de ellos dos. Incluso parece que Step asienta la cabeza cuando se plantea ser padre por un pequeño desliz, una pequeña locura en una noche en la que casi no salen de la cama. A causa también de un pequeño retraso de Gin que plantea esa posibilidad.

Pero quedan muchas más páginas y como hace con Alex en Perdona si te llamo amor, Moccia pone a prueba esa seguridad que tiene Step en sus sentimientos y en su relación con Gin. Una buena tarde que vuelve a ir al gimnasio, un amigo suyo (que no sale en el primer libro pero que conoce) le propone otra cena con los de siempre y a Step le apetece ir. De estar un rato con sus viejos amigos y recordar tiempos pasados, sobretodo por Pollo. Pero es una encerrona de Guido y sólo se da cuenta cuando se va dejándolo solo con Babi.
Será porque he leído los demás libros y sé ya cómo hace las cosas el escritor pero te lo esperas. Ves de llegar el desastre, el cómo se va a precipitar todo y deseas que no acabe con ella porque sería tirar el libro por la borda. Gracias a dios no ocurre, Step se da cuenta de lo que está haciendo cuando es demasiado tarde pero se da cuenta. De que ha cometido un gran error, que quién ilumina sus días ahora es Gin y que lo de Babi es pasado. Moccia logra transmitir la perturbación de Step y lo horrible del momento. De transmitirte que ya no hay nada entre ellos, que todo murió porque Babi no es la misma. Sólo es una chica caprichosa que lo utiliza como un trapo. Casi lo fuerza a hacerlo y después, le dice que se va a casar.

Entonces comprendes todo lo demás. Con la ayuda también de un momento muy cercano a ese reencuentro, que es la reconciliación de Step con su madre. Y recuerdas Tres metros sobre el cielo porque como dije antes es algo que Moccia deja entrever en ese libro pero que parece querer desarrollar aquí: los parentescos entre padres e hijos. Su madre le pide que no le diga nada a su chica sobre lo que ha hecho con Babi y que espera que dentro de las cosas en las que se parece a ella, no esté la costumbre de cometer sus errores.
Paolo también se lo dice ocasionalmente, el parecido con su madre por los gestos. Tanto en este libro como en el otro. Lo mismo que hace con la familia de Babi. Recuerdo pasajes en los que Step compara a Babi con su madre cuando la conoce, que son muy parecidas o también Claudio lo dice en alguna que otra ocasión.

En los primeros capítulos de Tengo ganas de ti, hay algún que otro extraño recuerdo de Step con Babi, como que ella quiere castigar a su madre llegando tarde o haciendo travesuras o una vez que hacen el amor, pidiéndole que se lo haga como si fuera su madre. O algo así. Desde luego, atisbos de algo que parece tomar forma al final del libro. Pero para ello, era necesario haber leído Tres metros sobre el cielo y leer todo lo relacionado con la familia de Babi. Comprendes entonces el por qué Babi deja a Step o al menos la intención que tenía Moccia porque con ese final, era difícil de captar.
Babi es igual que su madre, superficial y caprichosa, amante del dinero y las apariencias. Algo contra lo que no puede luchar. Por eso deja a Step, por encapricharse del vecino y porque llegó un momento en que se cansó hasta de usarlo para castigar a su madre. Por eso comienza a llevarse bien con ella, cuando empieza a ser como su madre. Cuando empieza a no saber lo que quiere, tal y como se ve al final, en una escena en la que le cuenta que ha visto a Step y su madre le dice que es para torturarla. Y le confiesa claramente que no, que es que sencillamente que no sabe lo que quiere, que en eso se parece a ella. Aún así, se va a casar.
Esto no acaba ahí ya que sirve, además de para entender cómo es Babi y en qué se ha convertido, para saber con facilidad qué va a ser de ella en el futuro a través precisamente de su madre. Que ve cómo su familia se acaba por romper y deja de ser lo que ella desea. Daniela se queda embarazada de no sabe quién en una noche loca, su marido lleva años siéndole infiel con la chica que conoció en el garito donde estuvo con Step jugando al billar y Babi, además de todo lo mencionado, tiene un ex que se ha quedado muy trastornado. Sí, el pobre vecino se ha vuelto en un chico algo psicópata que pasa las horas en el portal del edificio viendo lo que hace Babi. Es él el que dice que Babi se casa con otro sólo porque tiene más dinero que él. Lo peor de todo esto es que parece que su madre no parece estar muy tocada con todo el tema y sigue insensiblemente firme.

Volviendo a Step, parece que es consciente de que todo acabó con ella, que la amó con locura pero ya no es la chica con la que una vez compartió tanto. Y lejos de ser buen hijo y seguir el consejo de su madre, le confiesa todo a Gin. Es entonces el turno de conocerla realmente y de saber cuánto vale la relación de ambos. El amor que siente por Step, que es infinito.
Va a verla con un ramo de flores y una nota donde le pide perdón con una poesía o más bien una carta donde exprese sus sentimientos, tal y como hablaron una vez en la que ella le pregunta si alguna vez lo hizo. De paso, le roba sus diarios y los lee. Son uno por cada año. Tres en total. Y entonces descubre que ella siempre estuvo ahí, cerca suya. Como un ángel de la guarda. Precisamente su madre, antes de morir y cuando él le enseña la foto de Gin, le confiesa que la conoce, que se hicieron muy amigas cuando él estuvo en EEUU. Leyendo los diarios comprende que se conocen desde aquella famosa fiesta en la que él mismo se encuentra con Babi y desde entonces quedó fascinada con él y sus amigos. Conoce además toda su historia, esa leyenda que decía no conocer sí que la conocía a la perfección porque sabe todo. Desde su historia con Babi, la pintura del puente, la muerte de Pollo, su ruptura y su marcha a EEUU. Que es cuando decide conocer “casualmente” a su madre. Una niña enamorada que finalmente consigue lo que desea y empieza a ser mujer.

Aún así Gin llega a su casa y le quita los diarios sin decir nada. Y así llega el final, intercalado con el fallecimiento y entierro de la madre de Step, algún retazo al resto de personajes y las últimas hojas, en las que Step se alegra de ver a Gin mejor. Más feliz... después, supone él, de ver la pintada que le dedica en la pared con las palabras Tengo ganas de ti

FIN DEL SPOILER

Un final abierto a muchas posibilidades y que da lugar a esos “merece una segunda parte” porque me imagino que alguien deseará saber qué pasa. Pero después de haber leído todos sus libros espero que respete esa idea de que los finales abiertos dejan a la imaginación de los lectores lo que ocurre después. Sobretodo porque prácticamente le ha sacado todo el partido posible tanto a Step como a su relación con Gin como para que haya más y se pueda escribir un tercer libro.

Como conclusión, decir que Federico Moccia tiene su fama ganada como escritor. A pesar de que su calidad técnica no es muy buena, con errores bastantes graves que como ya he dicho otras veces, pueden dar al traste con la historia, lo que cuenta hace que merezca la pena ser leídos. Por cómo las trata, por cómo define a los personajes, por cómo capta y describe situaciones y sentimientos, por cómo las acompaña con música.

De todos modos, lo que sí temo es que pueda acabar por repetirse, Que se les acabe las ideas y sus libros empiecen a ser clones unos de otros.

Ya para próximas entradas, el comentario de la película, que por desgracia, no tiene nada que ver con el libro...

4 comentarios:

  1. El primero me gustó, mucho, pero el segundo... Me encanta!
    De verdad, la relación con Gin, él tan diferente..., aún no lo he acabado, y aunque haya leído muchas opiniones, no se que me espera.
    Gracias y saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gusta el libro, muy difícilmente te decepcione el final. Te darán ganas de más pero yo personalmente, lo considero muy bueno :)

      Gracias a ti por pasarte a comentar!!

      Eliminar
  2. hola! Acabo de leer tu resumen y me parecio muy interesante. Vi la peli hace poco y sí me pareció que se parece a el libro que vos contás.. Obviamente, una adaptacion de minutos, no podemos esperar milagros.. Las partes esenciales están. Creo que falta la parte en que la madre cuenta q es amiga de Gin, y los novios de maby no aparecen practicamente, asique me gustó, sino hubiera pasado lo que decías con el libro, de hablar de temas que no tienen trascendencia con la trama. Gracias por tu aporte, queria reconocertelo aun desp d un par de años! Nadia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, falta la parte de la madre y es algo que omiten en las películas (la adaptación italiana y la española). En cierto modo es una omisión importante porque explica mucho de la madre de Step y de Gin. Pero por lo general, sobretodo la película española, son peliculas correctas.

      Me alegra de que te haya gustado y gracias, los comentarios son bienvenidos aunque sea dos años después ;)

      Eliminar

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D