viernes, 25 de febrero de 2011

Historias del pasado



Muerdes mi cuello con la avidez de la necesidad
Tus uñas están clavadas en mi espalda, con el deseo y la rabia de algo más pasado que presente, de un incendio que no has sabido cesar en tantos años. Una pasión que ahora estaba fuera de nuestro control. Quien lo diría de aquella chica, de la niña indefensa y la mujer fatal que manipulaba sentimientos. La que sabía sonreír en el momento adecuado o hacer caer lágrimas de una tristeza fingida, para conmover a quienes te rodeaban y ser el centro de atención. Pero sobretodo, de la mía. El centro de mi vida.

Ahora me besas y haces el amor convertida en lo que siempre evitaste ser: un todo corazón. En todas estas semanas tras nuestro reencuentro he comprobado que tus aspiraciones no llegan más que a ocultar todo tras una fachada que ha caído en el primer tiro de cañón. Ahora eres un ser débil... O al menos así consideraste siempre a las personas sensibles. Débiles e inferiores.

Por eso nunca llegamos a nada porque siempre me quisiste pero tal y como idealizabas. Y tanto forzarme a ser lo que no era, tanta manipulación y tanto tirar de la cuerda... al final se rompió.

Amanece y todo esto te lo cuento una vez saciada tu hambre y sed. He asumido mi culpa en esta historia que se quedó sin terminar entre tanto dolor y egoísmo. Pero este es el fin. Tú has empezado a alzar el vuelo y ahora te toca aprender todo lo que aprendí sin ti. Y el camino lo debes emprender tú sola, sin mi ayuda. Sin ayuda de nadie. Porque es tu elección y porque nadie debe decidir por ti. Nadie lo va a hacer por ti. De nada sirve que yo te ayude a descubrir algo nuevo si no te atreves a explorarlo.

Sé que podrás, eso pienso cuando te miro partir sentada en el alfeizar de la ventana. Aunque sé también que tendrás que lamer esta herida, esa que todos tenemos y nos empuja a salir al mundo. Y encontrar a esa persona que ya a mí me robó aquello que creías en tu posesión:un alma con la que no conseguiste conectar. Porque podemos encontrar personas muy parecidas a nosotros pero no con todas creamos un vinculo tan profundo.

Algo que florece con naturalidad y muere con mentiras. Como las tuyas.

Sí, probablemente en algún momento pudimos tener esa unión...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D