jueves, 18 de febrero de 2010

Lo que nunca se perderá, ni lo que nunca se debe perder


-->
Mi abuelo tenía una máquina de escribir. Ignoro que modelo era pero lo tenía en su oficina de la casa que tenía en el Molinillo. Era muy pequeña cuando él me ponía delante de ella y un papel blanco para que escribiera. Pero recuerdo, aunque vagamente, cómo tecleaba algunas palabras sueltas.

Ahora una máquina de escribir es casi una reliquia y sus teclas un objeto de decoración. Es casi ley de vida, que cuando la tecnología evoluciona y te facilita un medio más rápido y económico que el que dispones, ese nuevo medio sustituya con el tiempo al antiguo. Así ocurre desde tiempos inmemoriales, cuando los monjes se dedicaban a copiar a mano cualquiera obra escrita en cualquier formato hasta la edición digital de hoy en día. Desde entonces hasta ahora hemos pasado por diferentes maneras de escribir, copiar y distribuir un libro.

En estos días, como ya hablé en una ocasión, el debate está servido con la supuesta desaparición del libro tal y como lo conocemos por la llegada del lector de libros electrónico y el ebook. Por esa ley de vida, debería de suceder así y que con el paso del tiempo el libro desapareciera y por ende, las librerías... al menos aquí en España porque como comenté la última vez, no parecen muy dispuestas a subirse al barco de lo nuevo que llega y buscar otro modelo de negocio

Sin embargo un libro no es una máquina de escribir. Esta última era una forma de escribir como otra cualquiera que se ha ido perdiendo al verse superada por los ordenadores y la ofimática. Se fue perdiendo conforme se fue convirtiendo en algo poco rentable para quienes se dedicaban al negocio de venderlas y mantenerlas.

El libro por su parte tiene detrás demasiados años de historia como para que desaparezca de la noche a la mañana. Primero, porque el modelo de negocio que viene ahora, el del ebook, no lo desprecia tanto como quieren hacer ver los que están en su contra. Porque los lectores de libros electrónico aún no soportan color y porque mientras siga habiendo personas que prefieran un libro a leer en una pantalla, seguirá existiendo . Y porque por ahora, las tiendas y editoriales te facilitan tanto el ebook a descargar como el libro.

Al fin y al cabo hay cosas que la tecnología aún no se ha llevado por delante y creo que por mucho que evolucione, seguirán formando parte de nuestras vidas. Se ha convertido en un objeto cotidiano, casi personal e íntimo que es casi parte esencial de nuestras casas. Todas tienen una librería grande o pequeña. Y hay costumbres que no cambian de la noche a la mañana. De hecho se me ocurre otra, muy relacionada, que tampoco se ha perdido:

Una amiga me echó un poco la bronca el otro día por preferir más un ebook que un libro (por cuestiones económicas más que otra cosa xD) siendo como soy, una escritora. A raíz de eso, empezamos este mismo debate sobre los libros, los ebook, la tecnología...
Ciertamente soy una escritora bastante adaptada a los nuevos tiempos, escribo siempre a ordenador, tengo un programa que utilizo para organizar mis ideas, tener mi anotaciones y saber que llevo escrito o no porque por sistema, soy una desastrosa, soy muy desorganizada y muy olvidadiza. Quién ha leído o lee aún mis fanfics en la red, puede dar fe de ello porque aún con ese programa, sigo olvidando. Será porque en verdad, soy poco constante.
Pero hablando con otra amiga, aquella que he mencionado a veces de que siempre descarga libros pero que cuando puede, también los compra (a pesar de los problemas de espacio que tiene en casa), me di cuenta que quienes escribimos (sí, también escribe) tenemos algo que nos apasiona a pesar de todo: seguir escribiendo a mano. Ella casi a pluma antes que con un bolígrafo. Yo con lo primero que pille, siempre con un bolígrafo de cualquier color.

De hecho a primeros de años leía un artículo de Pérez Reverte, llamado Notas de vida y letras en el que habla precisamente de libros y de de eso, notas.

Entre esos últimos papeles hay notas tomadas de cualquier manera, en diversos lugares. Escritas con la infame, casi ilegible hasta para mí, letra picuda y rápida del reportero apresurado que fui en otro tiempo y otra vida. A veces se trata sólo de una palabra o un nombre. Otras anotaciones son más complejas, con una reflexión o la descripción de un personaje o unas frases de diálogo. Están escritas de cualquier manera, en servilletas de bar, envés de tarjetas de visita, tarjetas de embarque de aeropuerto, billetes de tren, facturas de restaurante, recibos de tarjeta de crédito y cualquier otro soporte improvisado

Yo tengo cientos de ellas. Tengo libretas pequeñas y grandes llenas de esas anotaciones, de ideas que se te ocurren en cualquier momento del día o de la noche (en horas intempestivas a veces) y que sientes la necesidad de dejarlas escrita con temor, por mi parte, de que se me olviden o pierdan la lucidez con la que se me ocurren.
Pero no sólo son ideas. He dicho que escribo siempre a ordenador pero tendría que matizar: casi siempre escribo a ordenador. La mayoría suelen ser relatos (cortos o no) o mis pequeños textos de reflexión pero tengo una carpeta llena de escritos que siempre me han surgido en lugares o en momentos en los que he tenido papel y bolígrafo pero no mi portátil. Aún cuando lo tengo, hay ocasiones, cuando la inspiración no acompaña, en los que me cuesta menos escribir a mano que con el ordenador delante.

Para mi el ordenador me facilita el trabajo cuando tengo entre manos algo más denso, una historia más larga, algo que necesite esa organización que siempre me falta. Es más rápido y fluido y tienes todo a mano. Dispones además de internet para una búsqueda rápida de información y no tienes problemas de espacio.
Escribir a mano siempre me gusta más cuando es algo espontáneo o improvisado. Puedes escribir en cualquier momento y lugar, estés donde estés. Ciertamente luego lo paso a limpio, al ordenador pero siempre conservo todo lo que escribo en papel. Conservo de hecho mi primera historia larga, un relato largo o novela corta, que escribí con catorce o quince añitos y que he reescrito tres veces: dos a mano y una aquí a ordenador. Y en una carpeta azul absolutamente llena, tengo guardadas las dos versiones a mano.

¿Y por qué conservo ambas cosas? Bueno, nunca está de más tener copias de tus cosas. Es una costumbre que tengo de siempre y más, después de ver durante toda la carrera, la misma historia de “no se conserva tal o cual obra de arte porque la original se perdió y lo que queda de ella son documentos escritos”. A veces se conservan dibujos, bocetos o copias de esa obra, con un poco de suerte. Otras veces, como digo, ocurre una desgracia como la de la Biblioteca de Alejandría (tan de moda como está últimamente) y con suerte, hay documentos que hable de ella, por otros autores, historiadores o escritores. Si no... no queda absolutamente nada. De ahí que conserve tanto una copia digital como el manuscrito o copia física (imprimir el texto de turno) de todo lo que tengo.

Tal vez esa sea la mejor forma de ver tanto al ebook como al libro. Creo que lo importante es que nunca se pierda el conocimiento, el saber y las experiencias que nos pueda aportar la persona que escribe esa historia plasmada en páginas y páginas. Sea en el formato que sea. Lo importante es que no se repita nunca otra Alejandría, ni ocurra lo que ocurre a lo largo de media Historia del Arte.

Os dejo por último una última noticia respecto al tema de libros y ebook.

1 comentario:

  1. ¿Cómo puedes preferir un e-book a un libro?
    Eso nunca! un e-book no tiene ese olor a nuevo o a viejo que tienen los libros que es tan genial, no puedes tener ese libro tan desgastado que tienes que sujetarlo con clips pero no te cansas de releer y revenrenciar, el libro es un sentimiento.

    Yo soy muy clásica, escribo a mano e incluso todavia pinto a oleos xD, totalmente verídico, de hecho odio los acrílicos y sigo jodiendome la cabeza a base de pintar oleos.

    Soy una persona que se lleva mal con la tecnología.

    Si mal no recuerdo, tu hace tiempo publicaste un librillo no? sigue pululando por ahi? me gustaría tenerlo

    ResponderEliminar

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D