sábado, 13 de febrero de 2010

Carta desde el infierno del pasado


Tu recuerdo se ha ido diluyendo mes tras mes, inexorablemente.
Tu mirada que era mi guía se perdió en el vacío de la distancia.
El deseo que me despertaba tu boca, aquella que siempre dibujaba con tu sonrisa, se fue apagando con el frío de mis lágrimas

Lo que una vez sentí, arde junto a esas lejanas ilusiones en las llamas sobre las que siempre bailé filigranas al son de siempre la misma melodía: la locura de amor. La energía vital arrolladora que te empuja a cometer una tontería tras otra.

Un fuego que se apaga para encender otro: el de las llamas negras del infierno. Devastadoras pero frías como el hielo. Consume todas mis fuerzas y convierte en cenizas lo que un día fue un castillo en el aire dibujado y construido con una sonrisa y con la idea de que alguna vez fueran más que nubes y sueños frutos de una imaginación a veces demasiado fructífera.

Todo queda devorado y no queda nada.

Ahora eres como una sombra lejana y difusa que ha ido fundiéndose con mi propia oscuridad, al cobijo de la coraza con la que siempre todos nos protegemos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D