sábado, 28 de noviembre de 2009

Del libro al cine

Leía ayer divertida esta entrada de un blog que suelo leer sobre cine, donde destripan la película de Luna Nueva. Y leyendo los comentarios a la crítica y un comentario en concreto, me doy cuenta de que efectivamente con esta saga, se está haciendo lo mismo que se ha hecho con las películas de Harry Potter.

De mi entorno hay quien me pregunta que si alguna vez (remotamente) sacara un libro que tuviera éxito y alguien decidiera sacarlo al cine ¿qué diría? A día de hoy contesto que ni ofreciéndome todo el oro del mundo, aceptaría.

Cuando has visto El Cáliz de Fuego o simplemente ves el trailer de Dragon Ball Evolution, lo único que se te pasa por la cabeza es que la mejor forma de hundir tu dignidad o el prestigio de tu obra, es permitiendo semejantes barbaridades. Puede que en el caso de la película mencionada de Harry Potter exagere (porque según dicen, la última que ha salido, es aún peor) pero aún no he leído una crítica buena de la adaptación de la saga Dragon Ball, la cual parece una película de chinos repartiendo leña con nombre bonito.

Y con semejantes adaptaciones de cualquier otro medio, al cine (no se salvan ni los videojuegos) una se pregunta primero si se deberían de hacer y segundo y más importante: si se hacen ¿deben ser fieles al libro?

A la hora de hacer una  adaptación hay dos vertientes a la que tienden los directores: una es intentar ser fieles al libro y otra, es hacer una reinterpretación de la obra.
Dragon Ball, según la excusa de su director a la hora de explicar la gran bazofia que ha hecho, es la de una interpretación de la obra que pensaba que gustaría a los fans, cuando en ciertos momentos de entrevistas que he leído, admite que no se había leido la saga hasta que le mandaron rodarla porque ni la conocía.

Para poder expresar tu interpretación de la obra o simplemente reinterpretarla, hacen falta unos factores (a mi parecer) que por desgracia, a día de hoy, son inexistentes. Desde un gran maestro del cine (pocos directores se pueden denominar así), hasta unos decentes actores, pasando por unos guionistas que sean buenos escritores (con anterioridad, ya dije que pocos quedan). Sin nada de eso, el resultado puede ser esperpéntico.

En la vertiente más sencilla, la de la fidelidad al libro, los resultados por ahora, no son mejores. Todos los directores intentan ser fieles al libro pero que prime por encima de la historia, los efectos especiales y un gran tirón mediático a través de actores y actrices jóvenes que sean adorados por un público mayormente adolescente.
No hablo sólo del fenómeno Crespúsculo, si no también de Harry Potter porque como decía al principio, está ocurriendo exactamente lo mismo con ambas sagas. Y con ambas, he vivido las dos caras de una situación que probablemente hemos vivido todos.

Porque, aunque en apariencia, la película pueda ser fiel al libro que tan gustosamente hemos leído ¿no habéis puesto a explicarle a alguien cierta escena o cierto detalle de la película en algún momento? Porque yo por ejemplo, tuve que explicarle a mi prima muchas cosas tanto de El Prisionero de Azkaban y El Cáliz de Fuego, que para mí eran obvias... pero para ella no. Idem con mi hermana... ella me tuvo que estar explicando cosas de la película de Crepusculo porque no las entendía ya que no me leí el libro.

Entonces mi pregunta más bien sería ¿qué clase de fidelidad vale? ¿La que sólo entiendan los fans? ¿o la que valga para todos? No sé. A mi parecer una película es el mejor medio para dar a conocer un buen libro para quienes no lo conozcan, o para dar a conocer a aquellos que no tienen la suerte de ser un best-seller. Muchas veces la gente prefiere ir al cine que ponerse a leer un libro y conozco personas que han empezado a leer un libro gracias al boom de la película de turno. Yo por ejemplo descubrí, cuando empezaron a salir ese tipo de películas como rosquillas, un montón de libros de fantasía que hasta entonces, desconocía. He llegado incluso a ver en pantalla cierto libro que siempre se me ha atragantado, llamado La Brújula Dorada y que el libro aquí en España se llamó Luces del Norte.

Por desgracia, a día de hoy lo que más se oye (y yo soy la primera que lo digo) es el libro es mejor que la película. Ya sea cuando sales del cine de verla o cuando alguien te pregunta, lo dices. Recomiendas el libro o si acaso, ver la película y luego leer el libro, para evitar decepciones. Si es que la película merece la pena.
En el caso de las películas de Harry Potter, hasta la tercera, recomiendo verlas. La primera es la mejor de todas, por fidelidad y calidad, la segunda le sigue los pasos excepto ese final pasteloso sacado de no sé muy bien donde. La tercera............. sólo cuando vi la cuarta aprecié mucho que aunque no es 100% fiel al libro y que omite algunas cosas...en comparación a su sucesora, El Caliz de Fuego, es una buena película.
Hay que entender que a la hora de hacer una pelicula, cuentan con un presupuesto casi siempre limitado y los mayores perjudicados son los personajes sin importancia y los momentos irrelevantes. Siempre y cuando respeten la esencia de la historia, eso debería de no importar a los fans.
El problema viene cuando algo así parece que ocurre en la cuarta película, en la que desaparecen personajes necesarios para la historia y se omite de más. Y como decía, carecería de importancia si no fuera porque el presupuesto se lo han gastado en hacer efectos especiales...demasiados efectos especiales. A muchas escenas le sobran diez minutos de efectos chulis y le falta media hora de historia. Sin exagerar.

A partir de ese punto, las películas de Harry Potter son un despropósito hacia los fans y hacia la historia, cayendo en su punto más bajo con la sexta y última película que se ha proyectado, donde directamente se pasa de la historia original para centrarse en bobadas adolescentes. El libro con mejor historia de toda la saga, a la basura por unos cuantos millones.

Uno de los comentarios que leía ayer en ese blog, decía que la crítica no tiene rigor ninguno ya que no entiende ciertos puntos acerca de la historia. Es decir, explicó algo que ella sabe porque ha leído el libro. Y pensé es ahí donde la película pierde cualquier calidad, en el momento en que tienes que conocer la historia para comprender la película.

Sé que puede ser difícil hacer una película fiel al libro y que las películas perfectas no existen (como todo). Pero además de entrener, deberían intentar al menos hacer una historia creíble y casi sin cabos sueltos.Autoconclusivas. Especialmente con estas sagas en las que el director de una película, no suele repetir en la siguiente (excepto en el caso de las dos últimas de Harry Potter donde David Yates repite) y por tanto, no suele haber unidad entre todas ellas. Por lo menos que consideren que están haciendo algo diferente al libro tanto a la hora de hacer tijeras como a la hora de contar la historia y no dejar con cara de gilipollas a más de uno.

Claro que también soy consciente que lo que más ingresos les da (y lo que más interesa) es la publicidad y el circo mediático que montan los días de estreno más que la propia película.............

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D