jueves, 1 de octubre de 2009

Autoedición III: formas de vender y cobrar por tu libro

Bien, creo recordar que en algunas de las entradas antiguas de autoedición hablé de este asunto formulando primero la sencilla pregunta de: ¿quieres ganar dinero con tu libro? Y dependiendo de la respuesta, podías seguir leyendo estas entradas...o no.

A día de hoy, a medida que iba reescribiendo, me he dado cuenta de que el tema puede dar de sí mucho más de lo que dio por entonces y no sería tan sencillo como formular esa pregunta. Y que hay formas de difundir tu obra entre muchas más personas, que más allá de tus amigos y familiares y sin sacar beneficio alguno. Sin tener intención de ganar dinero con ella. Parece algo complicado pero sólo es más amplio de lo que en principio era. Todo se reduce, como bien indica el título de este post, a que hay distintas maneras de sacar beneficios o cobra por tu producto y casi casi, formas de hacerlo público, diferentes incluso a las que he comentado hasta ahora.

Cuando conoces el mundillo de la cultura libre y además, como yo, eres historiadora del arte y te sientes todavía más implicada en lo que a cultura y arte se refiere, puedes llegar a plantearte las cosas de otra manera. ¿Realmente me interesa tanto sacar beneficio por mi obra? ¿o me interesa más aportar mi grano de arena y llegar al máximo posible de personas?

Y realmente te planteas tomar vías alternativas por las cuales publicar tu obra, formato ebook y libro, y distribuirlo. Puede que incluso alguien lea esta entrada y lo piense igualmente.

Bien, como poder se puede. A día de hoy mejor que hace años. Y mucho mejor de forma online... que de forma offline...

Hay muchas razones: por internet cuentas con diferentes plataformas (que describiré en próximas entradas) en las que subir tus textos y que la gente los lea. Bastaría con publicar y trabajarte la promoción para que la gente sepa que escribes y qué escribes. Y no sólo tu blog, tu blog sería el lugar donde recopilarías toda la información.

Sin embargo, para publicarlo de forma física y gratuita, contarías prácticamente con las mismas formas que si te autopublicaras y... realmente no sería tan gratuita. Es decir, para los demás sí... a ti sin embargo te sigue costando dinero.

Ese es uno de los motivos por los que a día de hoy, soy más moderada al respecto. Es lo que tiene claro, que probara a publicar Fragmentos. Que sabes cómo funciona.
Recuerdo de hecho que en su día creo que hablé del famoso primer libro de fantasía Creative Commons y gratuito, el de El Templo de los Nenúfares y lo cierto es que sí, el autor no se llevaba beneficio. El ebook/pdf era gratuito... pero por el libro físico había que pagar. ¿Por qué? Hay que seguir pagando igualmente por el libro a Lulu, que al fin y al cabo no hacen los libros gratuitamente. El precio varía según el tamaño del libro, el número de páginas, el tipo de encuadernación... Y por último, los gastos de envío, claro está.

¿Que te puedes permitir esa pequeña inversión a fondo perdido por tal de que te lean? Estupendo. Pero si eres de esas personas que no tienen tanto dinero para derrochar, en ese caso, pues es algo a tener en cuenta. Lo que acabo de decir y lo que diré a continuación

Otro de los motivos, de los que he sido consciente a lo largo de los años, es algo que ciertamente es una verdad irrefutable: tus horas de trabajo tienen valor y se te deberían ser pagadas.

Se tiene la mala costumbre, más antigua de lo que parece, de creer que los creadores no cobran, ni deben cobrar por lo que realizan.
Lo he escrito bien: creadores. Porque no me estoy refiriendo sólo a los artistas (que es de donde viene esta costumbre), si no a profesionales como los diseñadores gráficos (cosa que me toca de cerca), ilustradores o dibujantes, actores, músicos... que ejercen un trabajo no artístico para los demás... y se tiende a pensar que lo pueden o deben hacer gratuitamente.
Es tan común que existe una página en Facebook llamada “Págame por mi actuación y no me cuentes tu vida” que define muy bien todo esto. Y basta leer alguna entrada sobre diseñadores gráficos freelance y que el primer consejo es el mismo: no hagas precios de amigo o familia. Tampoco gratuitamente. Porque entonces no te haces respetar. Que ya se sabe que se empieza con una cosa... y acaban con más.

Algun@ que me conozca dirá que entonces le estoy dando la razón a todos aquellos artistas que lloraban (y lloran todavía a veces) cuando se hablaba de la piratería y toda la historia. Sí y no. Creo que nunca he dicho que no deban cobrar por su trabajo. Son muchas cosas. De hecho, ni siquiera es sólo una cuestión de precio, como bien ha escrito hace poco Enrique Dans, pero yo sí me centraré en el precio, que es de lo que estamos hablando. Se trata de cobrar, sí, pero no a precio de oro y menos para enriquecer más a intermediarios que al autor en sí. Y mucho menos, cobrar una y otra y otra vez por alguien que ya pagó una vez por tu producto. Una vez que ha pagado, le pertenece y hace con él lo que quiera.

Efectivamente, aquí es donde llego al quid de la cuestión de este post. Y es que se debería de cobrar por nuestro trabajo... pero no necesariamente tiene que ser por la manera clásica.

¿Qué entiendo por manera clásica? En el caso de los libros, venderlos simplemente a través de un tercero: sea una editorial o sea una plataforma de autopublicación. Y que llegue a tiendas... o no.

¿Y existen formas de vender/cobrar, diferentes a éstas? Yo nombraré aquellas que conozco y con ellas, podéis investigar algo más por vuestra cuenta

-Crowdfunding o micromecenazgo: antes hablaba de que viejas y muy antiguas costumbres sobre los artistas. Lo decía porque fueron pocos o muy pocos los que tuvieron la fortuna de cobrar por sus obras en vida e incluso vivir de ello. Al menos, entendido como se entiende a día de hoy, que alguien realice alguna obra y alguien pague por ella. Cosa que empezó a ocurrir a partir del Romanticismo aproximadamente, puede que antes. Hasta entonces, los artistas dependían de los mecenas.
Como no me quiero enrollar demasiado con historias, leed un poco en la wikipedia, yo simplemente diré que actualmente se ha recuperado lo del mecenazgo en una variante muy apropiada para los tiempos que corren y que es la principal vía de evolución para los artistas. Al menos así debería ser pero al menos aquí en España, se está tardando mucho en desarrollar con fuerza. Incluso el gobierno le ha puesto limites...

Bien, para quien no lo sepa aún a estas alturas, el crowfunding consiste en que expongas tu proyecto de futuro en alguna de las muchas plataformas enfocadas a ésto, lo expliques detalladamente y pongas una serie de objetivos económicos a cumplir para llevar a cabo el desarrollo del proyecto. Debes hacerlo muy bien, para motivar a los interesados a invertir en tu proyecto pero además (muy recomendable) debes o es obligatorio, dar... premios o ventajas a aquellos que den su dinero, especialmente a los que den más pues, uno de los motivos por los que menciono esto es... que cada uno va a dar el dinero que a ellos les parezca.

Lo que por general he observado (la mayoría proyectos tecnológicos o videojuegos) es que puedes pagar entre 5 € /$ de mínimo y 50-60€/$ de máximo. Luego, los desarrolladores describían qué facilitaban a cada uno según el dinero que invertían. Lógicamente, el que más invirtiese, más cosas tenía.
Un ejemplo de este tipo de proyectos, lo podéis encontrar en Kickstarter. Un videojuego que está en desarrollo, creo, y que ya alcanzó el dinero que necesitaban pero podéis observar, a la derecha, lo que comento.

¿Y esto se puede aplicar a la publicación de un libro? El único caso que conozco es el de Diseño Social, que lo podéis encontrar en Goteo, también finalizado pero podéis ver igualmente cómo iba el tema. No es un libro literario pero se peude tomar de referencia explicativa porque esto en realidad, es cuestión de imaginación. En el caso de un libro literario, se me ocurre ofrecer el libro básico y una versión ilustrada. O regalar una lámina con una ilustración. O que sé yo... figuras de personajes de tus libros. Lo importante es que seas capaz de hacer atractivo tu proyecto y que la gente se interese en él. Que invierta.

Lógicamente y como detallaré más adelante, tu novela debe estar más que terminada e incluso tener un proyecto donde detalles todo sobre ella.

Y es que a diferencia de la compra/venta tradicional, conoces muy bien y al detalle, en qué consistirá aquello en lo que vas a invertir tu dinero y además, podrás hacer un seguimiento de la evolución del mismo. O mejor dicho, las personas que inviertan su dinero en ti, lo harán porque estén interesados en tu proyecto y por ello desean apoyarlo.

-Paga lo que quieras: es un método que he visto con frecuencia en el mundo de los videojuegos y en menor medida, en los cantantes con sus discos. En el primer caso, se conoce como Humble Indie Bundle y consiste en el ofrecimiento de packs de juegos desarrollados por “indies” (desarrolladores menores y/o independientes) a precio... cero. O a precio de oro. Porque el pago de esos packs lo señalas tú y en ocasiones, si quieres (si la opción está disponible), pues lo puedes conseguir gratuitamente. Si no, el precio mínimo suele ser 1€/$ y de ahí en adelante.

En el caso de los discos de música, ocurre de forma parecida. Para ello, lógicamente, el artista se convierte en el propio distribuidor y productor de su obra. Y la pueden distribuir de esta manera, pagando lo que quieras por su disco.
El último que conozco es el del disco Camila, de Camila Monasterio, que además lo publicó bajo Creative Commons y con la cláusula top manta. Habla de ello en la entrevista que pusieron en la página de las mencionadas licencias, donde explica dicha cláusula y de que su disco se vende a precio libre a través de una plataforma llamada Band Camp. A partir de 0€ la versión digital y a partir de 8 el formato físico (o digipack, que imagino que incluirá el formato digital también)

Es una filosofía muy similar al del micromecenazgo con la diferencia de que se trata de un producto ya terminado.

¿Es posible llevarlo a cabo con tu libro? Haciendo una búsqueda por Google, he encontrado que recientemente se incorporaron los ebook (o volvieron) a Humble Bundle. O una plataforma de características similares llamada StoryBundle. Buscando un poquito más encuentro un par de páginas hablando de una plataforma española llamada Read of a Dream pero que actualmente creo que ya no funciona...

-Pay after show: es algo de difícil aplicación (o imposible) en el caso de la venta de un libro...
Como su nombre indica y ellos explican estupendamente en su web, se trata de que el espectador pague después de disfrutar de la actuación y que además pague según le haya parecido el espectáculo. Se podría decir que es el paga lo que quieras a la inversa. Lo cual tiene mucho sentido pues en el caso de teatros y actuaciones semejantes... es más difícil ofrecer algo al espectador para que se interese, salvo que muestres algo de tu espectáculo, claro está.

Lo he incluido en la lista porque aunque no sea aplicable a los libros, es otra forma de cobrar y/o vender tu creación sin necesidad de hacerlo por las vías tradicionales y sin pedir a cambio, un precio desorbitado (e incluso pudiendo incluir el gratis) creando además una relación recíproca y sana entre tus compradores/clientes y tú. Cosa que no siempre ocurre así cuando dichos precios no dependen exclusivamente de ti...

Poco más que añadir. En las próximas entradas, mencionaré plataformas que conozca o que encuentre, con ayuda de Google, para poner en práctica todo lo que acabo de decir.

Por otra parte, creo que también es cuestión de echarle valor e imaginación para encontrar tu propia manera de vender y/o cobrar por tu obra fuera de lo habitual

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D