sábado, 13 de junio de 2009

La ciudad eterna



Roma a mis pies. La antigua capital del arte, bajo siete días de nubes (a veces lluvia) y sol a partes iguales, despiertan el lado más profundo de mi ser. Mi lado más puro y salvaje. Recorro calles y calles llenas de maravillas escultóricas, monumentos arquitectónicos que muchos contienen obras de arte pictóricas y antiguos espacio urbanísticos. Viendo en directo aquello que te enseñan pero que sólo aprendes a pie de calle. Materializandote en el lugar. Sólo así sientes la esencia de la ciudad. Y entras en contacto con la tuya propia.

Cada rincón de la ciudad roza con una parte de mi ser, liberándome de las cadenas que me atan y dando rienda suelta a mi creatividad y a mi imaginación. Millones de ideas que fluyen a través de mí, miles de historias que contar y miles de sentimientos que expresar. Es como si sintiera vibrar dentro de mí todo el arte de la ciudad.

Pero sólo cuando ha pasado el tiempo te das cuenta de todo aquello. Cuando han pasado tres meses y me siento como un tigre enjaulado. Parte de mi ser está siendo destruido por el vacío y el dolor y la única manera de sentirme liberada es haciendo lo que más me gusta. Libera mi mente y me purifica por dentro.

Pero el tiempo es oro y el deber me llama. Y tengo que quedarme en la jaula, gruñendo... hasta que acabe rompiendo mi prisión.

Malditos exámenes. Y maldita la hora en la que fui a fijarme en ti, que me quitas la vida de la misma manera que me la diste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados a partir de ahora, sean pacientes si no lo ven publicados de inmediato.Rogaría no hacer demasiado spam en los mensajes, ni insultos, ni groserías, etc, etc. Por lo demás, todos los comentarios serán bienvenidos y muy agradecidos por servidora :D